Sólo para sus ojos
May 31, 2006
Juan Pablo Roiz

Si esto fuera un juego...

En la vida real no hay forma de decir “ya no juego”. Si quieren votar como quien echa una mentada de madre – para desquitarse de lo mal que les ha ido- sólo recuerden que será la mentada de madre más costosa de su vida

Si estuviésemos jugando a ver quién tiene la razón, me encantaría que AMLO ganase las elecciones presidenciales. No hay mejor demostración que mostrar las cosas, que permitir a quienes están equivocados (ofuscados, atarugados, confundidos, aturdidos, ilusionados) experimentar en carne propia las consecuencias de sus errores…Siempre y cuando se trate de un juego y haya forma fácil y expedita de echar para atrás la película, decir humildemente “me equivoqué” y corregir el error. Pero no es un juego.

 

Si esto fuera un juego sería deseable, por justicia poética, que el iluminado de Macuspana se instalase en Palacio Nacional – en las habitaciones de la emperatriz Carlota o en el departamento de Benito Juárez, a sólo unos pasos de distancia- y empezase a construir su necia utopía. Pero esto no es un juego.

 

Si esto fuera un juego sería hasta emocionante ver cómo salen en estampida los inversionistas nacionales y extranjeros cancelando fuentes de empleo y oportunidades de desarrollo. Si esto fuera un juego, sería un bonito aprendizaje para muchos obcecados ver evaporarse en días lo que llevó años de trabajo e inteligencia construir: La estabilidad económica. Sería aleccionador, para esos fanatiquitos que han renunciado al uso de la inteligencia y al ejercicio de la crítica racional, ver esfumarse los ahorros – más de sesenta mil millones de dólares- de millones de trabajadores en las Afores. Sería bonito constatar por enésima vez – para beneficio de los necios- que el igualitarismo salvaje sólo produce miseria y pobreza. En fin, sería una suprema lección práctica (para quien quiera tomarla) constatar que los más pobres son los que más padecen los azotes de la inflación, del control de precios, del racionamiento, del despilfarro de los recursos públicos…Si fuera un juego, los de la odiada “derecha” – cuadrante en el que nos sitúa el Santo Niño Tabasqueño a todos quienes nos atrevemos a disentir- podríamos decir: “Se los dije”…y volver a empezar, aleccionados todos, el juego. Pero no es un juego. Se trata de la vida real, de sufrimientos reales, de miserias reales, de pobreza real…

 

Por eso, porque no es un juego, porque estamos hablando de vidas desperdiciadas y de talentos tirados a la basura, insisto que López Obrador en la Presidencia sería una tragedia para México.

 

Sus propuestas no resisten un análisis serio y racional. Sus obsesiones revelan una personalidad autoritaria e intolerante. Sus manías persecutorias – una imaginación poblada de villanos en medios de los cuales refulge como héroe inmarcesible él, López- nada bueno auguran. Su maniqueísmo a ultranza – “quien no está conmigo, está contra mí; quien no recoge conmigo, desparrama”- avisa de un futuro lleno de enconos, odios, revanchismos.

 

Su aldeanismo, su temor al mundo exterior, su aversión a la competencia bajo reglas claras e iguales, hacen temer lo peor.

 

¿Males concretos? Freno brutal al crecimiento económico, que de suyo ya es insuficiente para las necesidades y anhelos de los mexicanos. Inflación desbocada. Aplicación caprichosa de la ley. Ocurrencias costosas. Falta de respeto a las libertades. Total falta de respeto a los derechos de propiedad. Pérdida de empleos y de oportunidades de desarrollo. Educación adocenada sujeta al adoctrinamiento sectario. Dictadura de los peores, de los incompetentes, de los resentidos, de los fracasados. Persecución directa o indirecta contra quienes no compartan “el proyecto”.

 

No es un juego. Si fuera un juego, ¡adelante! Experimenten, hagan la prueba. Vivan en carne propia las consecuencias de sus prejuicios y errores, sabiendo que siempre habrá oportunidad de decir: “Ya no quiero jugar”.

 

Sin embargo, no es un juego. Es una realidad ominosa. Es una encrucijada real en la que está en riesgo el futuro de varias generaciones de mexicanos.

 

En la vida real no hay forma de decir “ya no juego”. Si quieren votar como quien echa una mentada de madre – para desquitarse de lo mal que les ha ido- sólo recuerden que será la mentada de madre más costosa de su vida.

 

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia