JUEVES, 8 DE MARZO DE 2018
Proteccionismo: injusto e ineficaz

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm







“El proteccionismo resulta éticamente injusto y económicamente ineficaz, y sin embargo hay quienes lo defienden y practican, tal y como es el caso de Trump. ¿Cómo lo justifican?”


Supongamos una situación de libre comercio: los consumidores, comprando o dejando de comprar, sin ninguna intervención del gobierno, determinan la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones. Se importa lo que los consumidores compran y en las cantidades que compran.

El libre comercio es éticamente justo y económicamente eficaz. Éticamente justo porque respeta el derecho a la libertad de los consumidores para comprar lo que les dé la gana (producto nacional o extranjero), a quien les dé la gana (vendedor nacional o extranjero), en donde les dé la gana (en el país o en el extranjero). Económicamente eficaz, en primer lugar, porque las importaciones aumentan la cantidad y/o calidad y/o variedad de los bienes ofrecidos, condición necesaria para que los consumidores eleven su bienestar. En segundo lugar porque las importaciones generan competencia a los productores nacionales, obligándolos a volverse más productivos (capaces de hacer más con menos), para poder ser más competitivos (capaces de ofrecer a menor precio, mayor calidad y mejor servicio), en beneficio de los consumidores.

Supongamos que, partiendo de una situación de libre comercio, el gobierno elige el proteccionismo, por el cual, en mayor o menor medida, de una u otra manera, determina la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones. Se importa lo que permite que se importe, en las cantidades que permite.

Si el libre comercio es éticamente justo y económicamente eficaz, ¿qué tan eficaz y justo resulta el proteccionismo? Supongamos que el gobierno prohíbe la importación del bien X. Primera consecuencia: viola el derecho a la libertad de los consumidores para comprar lo que les dé la gana, a quien les dé la gana, en donde les dé la gana, por lo que resulta injusto. Segunda consecuencia: reduce la cantidad, calidad y variedad de bienes ofrecidos a los consumidores, limitando sus posibilidades para lograr un mayor bienestar, por lo que resulta ineficaz. Tercera consecuencia: elimina la competencia que esas importaciones traerían consigo, eliminando un incentivo para que los productores nacionales se vuelvan más productivos y más competitivos, por lo que nuevamente resulta ineficaz.

El proteccionismo resulta éticamente injusto y económicamente ineficaz, y sin embargo hay quienes lo defienden y practican, tal y como es el caso de Trump. ¿Cómo lo justifican? Precisamente por la protección que les brinda los productores nacionales, lo cual parte de una falsa creencia: que la producción es más importante que el consumo, por lo que hay que protegerla de la competencia, por lo menos de la que traen consigo las importaciones, permitiéndoles a los productores nacionales cobrar el mayor posible, obtener la mayor ganancia posible, a costa del bolsillo de los consumidores.

El proteccionismo es injusto e ineficaz. Debería prohibirse.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus