Aquelarre Económico
Mar 16, 2018
Manuel Suárez Mier

La política exterior de Trump

Reflexiones sobre la política exterior de EU bajo Trump: algunas constantes en la política exterior de Trump que tienen su origen en antiguos prejuicios o información falsa.

El título de mi columna no es sino una broma pues no hay tal cosa como una política coherente de este gobierno de EU hacia el resto del mundo, por lo que cuando Trump dice, al despedir a su secretario de Estado vía tuiter “por diferencias en sus visiones de política externa,” es sólo un cuento más.

Con el cese de Rex Tillerson el martes pasado, sumado al del principal asesor económico Gary Cohn la semana anterior, y a los incesantes rumores que se afila la guillotina en la Casa Blanca para cortarles el pescuezo a los generales Kelly y McMaster, Jefe del Gabinete y cabeza del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), respectivamente, el número de “adultos” alrededor de Trump se ha desmoronado.

Sus ocurrencias respecto al resto del mundo van desde llamar “hombre-cohete” al líder de Corea del Norte en la ONU, sólo para proponer una reunión con él semanas después sin la menor preparación o conocimiento de su staff o del departamento de Estado, a resultas que irrumpió, sin más ni más, en una reunión de diplomáticos de Corea del Sur con empleados de medio pelo del CSN en la Casa Blanca.

Hay, sin embargo, varias constantes en la política exterior de Trump que tienen su origen en antiguos prejuicios o información falsa:

  • Su desprecio por México y sus habitantes ha sido invariable y se ha traducido en sistemáticos insultos y reiteradas agresiones, como en la reciente llamada telefónica con el Presidente Peña Nieto en la que, según la prensa de EU, Trump le espetó un “estás loco” a Peña cuando le pidió que declarara en público que México nunca pagaría por su infame muro.

  • Su admiración por Rusia y Vladimir Putin, cuando a pesar de la incontrovertible evidencia de su interferencia en las elecciones del 2016, Trump omite admitirlo o aplicar a cabalidad las sanciones aprobadas por el Congreso. Sus diferencias con Tillerson a este respecto pueden ayudar a explicar su grosero relevo.

  • Su afición a dictadores que, como Putin, manejan sus naciones autocráticamente, con brutales medidas para suprimir la crítica. Trump dijo hace poco que quizá su país debiera emular a la China de Xi Jinping, quien modificó la constitución de su país para reelegirse perenemente. Admira también al filipino Rodrigo Duterte, por su ferocidad con los traficantes de drogas; a Recep Erdogan de Turquía; a la casa real de Arabia Saudita, país al que distinguió con su primer viaje al extranjero; a Abdel el Sissi de Egipto; y a los varios candidatos populistas que impulsó en Europa, incluyendo la banda de irresponsables extremistas que llevaron al Reino Unido a abandonar la Unión Europea.

  • A partir del hecho que Trump sólo piensa en sí mismo y su satisfacción personal, varios líderes de otros países le han tomado la medida para quedar bien con él, esperando a cambio llevar una buena relación con EU o, de perdida, que no los ponga en la mira. Este ha sido el caso del primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien se apersonó en la Torre Trump después de la victoria electoral para darle un mazo de golf chapado en oro, o el del recién electo presidente de Francia,  Emmanuel Marcron, que lo invitó al desfile militar del 14 de Julio –Trump ya ordenó su propio desfile en Washington para el otoño– y lo llevó a cenar al restaurante Jules Verne en la Torre Eiffel. En ambos casos, Japón y Francia ya están en la lista de países amigos.

Ese camino está vedado a México pues no hay posibilidad de ganar nada con Trump mediante zalamerías como las citadas, sin que antes Peña Nieto anunciara que su país pagaría por el muro, cuyos prototipos fue a visitar a San Diego el mismo día que corrió a Tillerson, quien pienso que no aprobaba tan colosal desatino.

¡EU y el mundo entero van de mal en peor con Trump!



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza
Arturo Damm
• Visión panorámica