MIÉRCOLES, 9 DE MAYO DE 2018
El Estado profundo ¿Quiénes son? ¿Dónde están? (II)

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Ésta es la lucha que se libra ante un mundo engañado que piensa Hillary es Juana de Arco, Obama san Martín de Porres y Trump el Hitler gringo.”


Lo que sucede en EU en estos momentos es muy diferente y más grave de lo que la gente percibe. Hace unos días un grupo de oficiales retirados de la CIA, FBI, NSA, llevaron a cabo una conferencia de prensa para demandar del Procurador Jeff Sesiones, que proceda criminalmente contra altos oficiales de la era de Obama por sus actos de traición y agresiones al presidente Trump y afirmaron:

“Se ha estado operando un golpe de estado orquestado en los altos niveles del FBI, la CIA y el DOJ, para derrocar un presidente que fue electo por la gente. No se había visto algo similar desde la era de Kennedy cuando el director de la CIA, Dalles, inició sus ataques contra él y ya sabemos el desenlace. Esta es una traición de los operadores del estado profundo. Y así como hay amplia evidencia de que la CIA conspiró, estuvo involucrada y luego cubrió el asesinato de Kennedy, ahora se repite esa película ante un procurador inerme”.

“Esto es una maquinación criminal que ha penetrado el gobierno a sus más altos niveles para, de la forma que sea necesaria, retirar a Donald Trump de la presidencia. La gente debe entender que el partido Demócrata de hoy día ya no es el de John F. Kennedy. Ha sido tomado por Obama y los Clinton para convertirlo en un nido de marxismo”.

“Ellos piensan que la constitución debería ser un documento socialista. Afirman que la carta magna está obsoleta y se debe modificar bajo sus principios marxistas. Tienen una sociedad con el billonario marxista George Soros quien, sin esconder su odio por EU, ha jurado destruir la soberanía de su gobierno. Con su soporte financiero han logrado ya el control de las agencias de seguridad e inteligencia para sumarlas al estado profundo, y esas agencias son criminales”.

Sen. Schumer ya había amenazado: “Si alguien cruza a la comunidad de inteligencia, se van a desquitar pegando las 24 horas del día, los siete días de la semana, con una fuerza destructora”, y eso es lo que estamos atestiguando en estos momentos. El intento de un burdo golpe de estado de las organizaciones de inteligencia en sociedad con Robert Mueller para derrocar a Trump, presidente constitucional de los EU. Otro oficial retirado de la CIA afirma; “esto es una guerra civil entre las fuerzas oscuras y las fuerzas constitucionales. Esto es algo muy grave pues es un ataque a la estabilidad del gobierno de EU, al imperio de la ley, y a las libertades constitucionales de la gente”.

Los demócratas durante muchos años han estado arrimando leña a la hoguera que ya arde, vilificando lo que llaman el “privilegio blanco” enviando un mensaje a sus “minorías” de lo injusto que el país ha sido con ellos, lo que les debe, y tienen que cobrarlo. No han reparado que el 70% de la población es una mayoría anglo que ha estado acumulando su hartazgo al ver que el sueño de los padres fundadores se derrumba. Pero alguien que tomó conciencia de este proceso fue Donald Trump, en quien, esa mayoría harta de disturbios como el de las “vidas negras importan”, la invasión de “maras de centro américa”, encontraron su líder.

Pero ¿Qué es estado profundo? El ex oficial de la CIA, Kevin Shipp, identifica a la CIA como el comando central del gobierno en la oscuridad que controla todas las otras 16 agencias de inteligencia. Está integrado por líderes del complejo militar industrial, contratistas de inteligencia, contratistas de defensa, Wall Street con sus cuentas secretas en el extranjero, Fondo de la Reserva Federal, Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, Tesorería de EU, bancos centrales extranjeros. Están luego ciertos miembros del Congreso que votan para financiar y proteger las masivas operaciones clandestinas de esta organización criminal. La CIA controla defensa e inteligencia, manipula al presidente y hace lo mismo con sus decisiones, tiene poder ilimitado para iniciar guerras, practicar tortura, operar golpes de estado, asesinatos, traficar drogas, cometer asaltos de banderas falsas, provocar revoluciones. Operando sin reglas ni restricciones.  

La derrota de Hillary para ellos fue una tragedia y no la aceptan. Y eso no se lo perdonan a Trump ni a la población blanca anglosajona que lucha para no perder el país libertario que forjaron sus antepasados. Trump personifica el mal porque enarbola la bandera que empaña la del estado profundo. El odio es contra los blancos cristianos que no encajan en el mundo de los demócratas, ni en el de los socialistas billonarios como Soros y Blumberg, sus financieros, tampoco en el de los hispanos ya dueños de California, menos en el de los afroamericanos o musulmanes. Y cuando los anglos ven sus desfiles enarbolando la bandera mexicana de “La Raza”, los movimientos marxistas de “Occupy”, “Antifa”, “black lives matter”, piensan en tomar las armas y salir a enfrentarlos.

Por eso el estado profundo quiere revocar la segunda enmienda y, cuando pasen a tomar control total del gobierno, como lo temían los padres fundadores, no encuentren resistencia armada.

La ruta crítica es clara. 1) Deshacerse de Trump 2) Eliminar la segunda enmienda para desarmar a toda la gente. 3) Instaurar un gobierno tirano sin oposición de la gente ya desarmada. 4) Imponer la tiranía en el resto del mundo creando focos de inestabilidad, para mantener a raya a los países que tengan las mismas ideas libertarias de los blancos anglosajones que forjaron esta nación. Por eso el Irán Deal, que se acaba de saber la verdad, para detener a Israel. Por eso la venta de Uranio y secretos militares a Rusia, porque quieren acotar a China que se levanta como una superpotencia de corte liberal (en lo económico) capaz de arrebatar la mitad del mundo a los Estados Unidos del gobierno oscuro. Por eso los golpes de estado en el mundo árabe, para controlar el petróleo.

Los demócratas no tienen proyecto de nación, tienen proyecto de socialización. Trump sí lo tiene e incluye recuperar la soberanía que los demócratas entregaron en aras del globalismo. Recuperar el control sobre las fronteras y no caer en el infierno de Europa, invadida por musulmanes. Regresar la capacidad industrial a los EU. Un ejército poderoso como fuerza disuasiva. Terminar el proceso que mantiene a la población drogada (negocio del estado oscuro). Fin a las regulaciones y al gobierno obeso e ineficiente. Fin al “free lunch” corporativo interno, luego del mundial cuando EU tiene que mantener a la ONU, NATO, OEA, e infinidad de burocracias internacionales, cancelar las ayudas billonarias a países que los odian y el dinero termina en las cuentas de sus líderes, 180 grados.

Ellos identificaron su enemigo cuando Hillary los describía como, los “deplorables”. Racistas, sexistas, homofóbicos, xenofóbicos, Islamofóficos, que nunca se separan de sus armas ni de su biblia. Quieren borrar la historia y destrozan los monumentos de los héroes del sur en su guerra civil, porque el sur era libertario cuando el norte ya era seducido por ideas socialistas. Pero esos deplorables no aceptan la plataforma que les quieren imponer: socialismo en la economía, aborto sin límites, el matrimonio igualitario, clases de homosexualidad en las escuelas primarias, borrar de sus billetes el “in god we trust”, prohibir el “feliz navidad” y sustituirla con felices fiestas, clasificar X números de nuevos sexos, prohibir las cruces en los cementerios. ¡Y van a defender al presidente!

Esta es la lucha que se libra ante un mundo engañado que piensa Hillary es Juana de Arco, Obama san Martín de Porres y Trump el Hitler gringo.

• Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus