MIÉRCOLES, 9 DE MAYO DE 2018
IFB, dato preocupante

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El comportamiento de la IFB es un buen indicador del comportamiento de la ID en general. En México, ¿cómo vamos en materia de IFB?”


Una variable importante para diagnosticar el estado de una economía es la inversión directa (ID), los gastos que los empresarios realizan para producir bienes y servicios, crear empleos y generar ingresos.

Una parte importante de la ID es la inversión fija bruta (IFB) que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, aportando la infraestructura física para llevar a cabo los procesos de producción. Sin instalaciones, sin maquinaria, sin equipo no es posible producir. Es por ello que el comportamiento de la IFB es un buen indicador del comportamiento de la ID en general. En México, ¿cómo vamos en materia de IFB? El INEGI dio a conocer su desempeño en febrero.

En términos anuales (comparando febrero de este año con febrero del año pasado) y desestacionalizados (eliminando los efectos estacionales y calendario, lo que permite comparar mejor) en febrero la IFB creció 4.9 por ciento. Un mes antes, en enero, creció 2.4 por ciento. Un año antes, en febrero de 2017, decreció 3.2 por ciento. En pocas palabras: buen resultado, tanto comparando febrero de este año con enero de este año, como comparando febrero de este año con febrero del año pasado.

En términos mensuales (comparando febrero de este año con enero de este año) y desestacionalizados, en febrero la IFB creció 0.5 por ciento. Un mes antes, en enero, creció 1.1 por ciento. Un año antes, en febrero de 2017, decreció 1.9 por ciento. En pocas palabras: mal la comparación con enero de este año, bien la comparación con febrero del año pasado.

De las dos comparaciones, la anual (comparando febrero de este año con febrero del año pasado) o la mensual (comparando febrero de este con enero de este año), ¿cuál nos permite responder mejor la pregunta cómo vamos en materia de IFB y por lo tanto de ID? La segunda, la que compara el resultado de febrero con el resultado de enero, mismo que no es bueno: menor crecimiento, lo cual apunta en la dirección equivocada, volviéndose más preocupante si caemos en la cuenta de que en diciembre, en términos mensuales, la IFB creció 4.3 por ciento, con lo cual sumamos dos meses consecutivos, enero y febrero, con crecimiento cada vez menor: diciembre 4.3, enero 1.1, febrero 0.5 por ciento. ¿Cuál fue el resultado en marzo? Lo sabremos el  6 de junio cuando lo dé a conocer el INEGI.

Por componentes, en términos mensuales y desestacionalizados, este fue el crecimiento de la IFB en febrero: inversión en maquinaria y equipo 2.5 por ciento, 2.2 en enero; en construcción residencial 1.8 por ciento, 1.5 en enero; en construcción no residencial (fábricas, bodegas, centros comerciales, oficinas, etc.) menos 1.6 por ciento, menos 2.1 en enero. Este último dato, relacionado con la construcción de instalaciones destinadas a la producción y al apoyo a la producción, es el que más me preocupa. No augura nada bueno.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus