LUNES, 5 DE JUNIO DE 2006
La política macroeconómica de López

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Es por este tipo de planteamientos de política económica, además de por su intolerancia, que López es un peligro para el país, aunque en el TRIFE no lo quieran ver.”


Los planteamientos de política económica que ha hecho López a lo largo de su campaña electoral, particularmente en cuanto a la política fiscal, carecen de sentido alguno. Su intención de recaudar más sin cambiar el diseño tributario es prácticamente imposible ya que la alta evasión y elusión de impuestos es el resultado de tener un IVA diferenciado así como una estructura creciente del ISR; su intención de ahorrar 100 mil millones de pesos reduciendo los sueldos y prestaciones de los altos funcionarios gubernamentales es inviable; suponiendo que sí se lograra ese ahorro, primero había prometido que esos recursos se destinarían a financiar proyectos de inversión pública (trenes balas, parques turísticos, refinerías, carreteras, etc.), pero el martes anunció que lo destinaría a subsidiar a quienes ganen menos de 9,000 pesos al mes, por lo que sus proyectos de inversión dejan de ser financiables; su promesa de bajar el precio de los energéticos implica para PEMEX y el gobierno federal menores ingresos, mientras que para la CFE y CLFC la necesidad de recibir más transferencias del gobierno federal, abriendo un enorme boquete en las finanzas públicas; sigue sin atender el creciente y explosivo problema de las pensiones de los empleados del gobierno y empresas y organismos paraestatales ya que considera que esto de que las pensiones públicas sean un problema “es un mito igual que el del horario de verano”; con su visión estatista promete acabar con la figura de Productor Independiente de Energía, por lo que tendría que expropiar las plantas generadoras de electricidad propiedad de empresas extranjeras como Iberdrola y Electricidad de Francia y pagar por la expropiación más de 50,000 millones de dólares que no existen; y más, muchas más inconsistencias y promesas inviables. Una propuesta de política fiscal claramente expansiva y fuertemente deficitaria.

 

Pero aun falta lo peor y está relacionado con la política monetaria. En una presentación que hizo Rogelio Ramírez de la O en el reciente congreso del Colegio Nacional de Economistas hizo las siguientes afirmaciones, las cuales cito textualmente: a) “modificar los fines del Banco de México para que no solo tenga como ‘objetivo procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda’, sino que tenga también como objetivos prioritarios la promoción del desarrollo económico y el empleo”; b) “el banco central debe coadyuvar a mantener una política económica funcional que sirva al proceso de acumulación y al desarrollo y no una política dogmática que evite utilizar el recurso productivo del crédito”; c) “nombrar con técnicos capaces una Comisión de Reforma Monetaria y Financiera que analice la Ley del Banco de México y toda la regulación monetaria y financiera sin relegar la política cambiaria acorde a las necesidades de un programa de gobierno que garantice el desarrollo sustentable con generación de empleos y estabilidad financiera”.

 

La visión que tienen los asesores económicos de López sobre la política monetaria muestra un keynesianismo burdo y equivocado y no entienden cuál es el papel de un banco central y cual es la mejor contribución que éste puede hacer al proceso de desarrollo económico. La evidencia internacional es abrumadora: la inflación es una de las peores distorsiones que el gobierno puede introducir en la economía y de ahí que la mejor contribución del banco central sea mantener la estabilidad del nivel general de precios. Tratar de impulsar el crecimiento con una política monetaria expansiva solo genera, transitoriamente, un mayor crecimiento pero a costa de una inflación permanentemente más alta que termina por desincentivar el mismo crecimiento y generar mayor pobreza e inequidad.

 

Y peor aun cuando se habla de “no relegar la política cambiaria”. Lo único que se puede inferir de ese planteamiento es utilizar el tipo de cambio como un instrumento de promoción de exportaciones tratando de mantener un tipo de cambio real permanentemente elevado lo que requeriría estar devaluando el tipo de cambio nominal a una tasa cada vez mayor, introduciendo a la economía en una espiral inflacionaria creciente. Y no entienden que una depreciación del tipo de cambio real es equivalente a una reducción de los salarios reales, por lo que esta política cambiaria resulta en un empobrecimiento de la población.

 

Es por este tipo de planteamientos de política económica, además de por su intolerancia, que López es un peligro para el país, aunque en el TRIFE no lo quieran ver.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus