MIÉRCOLES, 27 DE JUNIO DE 2018
AMLO no entiende de economía

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“La única manera correcta de saber hasta dónde conviene producir internamente, y a partir de dónde conviene importar, es permitiendo el libre comercio.”


Con AMLO, en materia de economía, hay que empezar de cero, y de cero empiezo.

Primera lección. El problema económico de fondo, el que da origen a todos los demás, es la escasez: no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis. Para minimizar la escasez es necesario, entre otras cosas, que se produzca lo más posible y que lo producido se ofrezca al menor posible, para lo cual se requiere de la mayor competencia posible entre oferentes, para lo cual se requiere de las importaciones y, por ello, del libre comercio.

Segunda lección. La actividad económica terminal es el consumo no la producción. El consumo es el fin y la producción es el medio, de tal manera que se produce para consumir. Lo anterior quiere decir, entre otras cosas, que las políticas económicas del gobierno deben evaluarse en función del efecto que tienen sobre el bienestar de los consumidores (¿hay mayor oferta a menor precio?) y no sobre la rentabilidad de los productores (¿enfrentan menos competencia lo que les permite cobrar mayores precios?).

Teniendo en cuenta estas lecciones ¿cómo calificar lo dicho por AMLO en este tuit: “Es necesario reorientar la política económica para producir en México, hasta donde sea posible, lo que consumimos y fortalecer el mercado interno con el propósito de crear empleos en todas las regiones del país. Esto sostuve en el cierre de campaña en Morelia, Michoacán”?

Lo primero que hay que destacar es que AMLO no se refirió, como lo venía haciendo, a ciertos alimentos (maíz, frijol, arroz, trigo, sorgo), sino a “lo que consumimos”, sin especificar a qué bienes se refiere. Lo dijo muy claramente: “Vamos a producir en México lo que consumimos”, momento de hacerle la pregunta elemental: ¿y si sale más barato importar?

Lo segundo que hay que destacar es el “hasta donde sea posible”. Produciremos en México lo que consumimos, hasta donde sea posible, momento de preguntar quién determinará ese límite. La única manera correcta de saber hasta dónde conviene producir internamente, y a partir de dónde conviene importar, es permitiendo el libre comercio, de tal manera que sean los consumidores, comprando o dejando de comprar, los que determinen qué se importa y en qué cantidades se importa, para que sean ellos, y no el gobierno, los que definan esas posibilidades. ¿Qué debe importarse? Lo que se ofrezca a menor precio que la producción nacional. ¿Qué debe producirse internamente? Lo que se ofrezca a menor precio que las importaciones. ¿Cómo saberlo? Permitiendo el libre comercio. ¿Es esto lo que pretende AMLO?

Lo tercero que hay que preguntar es cómo empatan estas intenciones proteccionistas de AMLO con la afirmación, hecha más de una vez, de que está a favor del libre comercio, mismo que es la antítesis del proteccionismo. ¿Cuál es el verdadero AMLO: el librecambista o el proteccionista?

• Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo • Elecciones México 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus