MIÉRCOLES, 17 DE OCTUBRE DE 2018
¿Qué pasará?

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La decisión que se tome en torno al nuevo aeropuerto podría determinar el resultado económico de todo el sexenio de AMLO.”


¿En qué condiciones estará la economía mexicana dentro de seis años, al final del sexenio de AMLO? Hay tres posibilidades: que quede igual, que mejore, que empeore. El reto, obviamente, es que mejore: que el crecimiento sea mayor del que ha sido (por lo menos del 4 por ciento anual) y que la inflación sea menor de la que ha sido (no mayor al 3 por ciento). Si se logra podremos darnos por bien servidos.

En este sexenio el crecimiento promedio anual de la economía será (suponiendo crecimiento del 2.1 este año) de 2.5 por ciento, y la inflación, también en promedio anual, será (suponiendo inflación del 4.6 por ciento en 2018) de 4.1 por ciento. Tal es el punto de partida y de comparación.

Si la economía ha de crecer, por lo menos, 4.0 por ciento, habrá que incrementar su tasa de crecimiento en 60.0 por ciento (pasar de 2.5 a 4.0). Si la inflación ha de ser, por lo más, 3.0 por ciento, habrá que reducir su tasa de crecimiento en 26.8 por ciento (pasar de 4.1 a 3.0). Tal es la magnitud de los retos.

El primer reto (mayor crecimiento) involucra directamente al Gobierno Federal, quien tendrá que crear, ¡de manera correcta!, las condiciones necesarias y suficientes para que, a través de más y mejor inversión directa, que es la que produce bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento, se supere el reto, lográndose un crecimiento promedio anual de, por lo menos, 4.0 por ciento, lo cual, siendo realistas, y suponiendo todas las condiciones necesarias y suficientes, se podría conseguir en la segunda mitad del sexenio, difícilmente en los primeros tres años.

El segundo reto (menor inflación) es responsabilidad del Banco de México, el banco central del Estado mexicano, autónomo del Gobierno Federal, respeto a la autonomía que es la primera condición que debe cumplirse para lograr, suponiendo que se den las restantes condiciones, la reducción en la inflación.

¿Qué probabilidades hay de lograr estos dos grandes objetivos, mayor crecimiento y menor inflación?

Según los resultados de la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente a septiembre, tomando en cuenta el promedio de las respuestas, en los próximos diez años (2019 – 2028), el crecimiento promedio anual de la economía mexicana será 2.5 por ciento. Por su parte, para los próximos ocho años (2019 – 2026), se espera una inflación promedio anual de 3.6 por ciento.

De los dos grandes retos en materia económica (mayor crecimiento y menor inflación), el primero será el más difícil de enfrentar, y la primera prueba tendrá que ver con la decisión que se tome en torno al nuevo aeropuerto, y todo lo que ello implica en materia de inversiones directas y del efecto multiplicador que el mismo tendría sobre la economía en su conjunto. La decisión que se tome podría determinar el resultado económico de todo el sexenio de AMLO.

• Transición 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus