MIÉRCOLES, 17 DE OCTUBRE DE 2018
América Latina, levántate y camina

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“La amenaza mundial ya no es el comunismo ni las plagas que alguna vez casi destruyeron el continente europeo. La amenaza real son esos movimientos integrados por gentes cuyas conductas ya no respetan las mínimas reglas de convivencia social, ni los derechos de sus semejantes.”


Después de largas décadas padeciendo esa plaga que ha mantenido a gran parte del mundo en la miseria, el socialismo, de nuevo surge la llama de la esperanza en América Latina. Una luz en el horizonte de terror que hemos vivido bajo todo tipo de tiranos personales, de grupo o de partidos. Sebastián Piñera, una vez más fue elegido presidente de Chile después que, al finalizar su primer periodo 2010-2014, decidiera no presentarse para una reelección, pero, al atestiguar la destrucción provocada por el socialismo de Bachelet, responde al llamado de los chilenos. Liberal de la etiqueta de John Locke, Adam Smith. Dr. en economía graduado con honores en Harvard y, al igual que Trump, billonario ya probado en los negocios. 

La casi segura elección de un hombre especial como nuevo presidente de Brasil, es también un soplo de aire fresco en la insalubre morada que hemos habitado que nos ha provocado todo tipo de padecimientos, siendo el más grave una vergonzosa pobreza y gobiernos corruptos. Pero la muy probable elección de Jair Bolsonaro, después de haber ganado la primera vuelta, es una indicación de que podemos abandonar las tinieblas y de nuevo pensar que América Latina tiene remedio.

Pro-libertad para poseer armas, pro-vida, pro-propiedad privada, pro-libre mercado, pro-libertad económica, pro-libertad individual y respeto a esos derechos del individuo que el gobierno debería proteger, no agredir como siempre lo ha hecho. Defensor de la familia tradicional liderando una contrarrevolución enfrentando la poderosa maquinaria comunista que ha sumido a Brasil y el resto de las Américas en la delincuencia, corrupción y pobreza. Militar de carrera y hombre que describen valiente y decidido. Ese es Bolsonaro quien se tendrá que enfrentar en una segunda vuelta al candidato socialista.

Pero al oponerse a la agenda global LGBT (lesbianas, homosexuales, bisexuales, transgénero) y resistir el vil adoctrinamiento colectivo de los niños por estos progresistas con su diabólica agenda del New World Order, es amenaza para los monopolios, para los intereses políticos del estado profundo mundial, entonces, según los medios de comunicación dominantes y el grupo de poder, al igual que Donald Trump, es una amenaza a la democracia, la paz mundial, al libre comercio, y la reivindicación de esos grupos oprimidos en todo el mundo (no por la pobreza, sino por su ansiedad de que se acepten y bendigan sus “estilos de vida”) por lo cual, hay que destruirlos dándole a sus esbirros licencia para matar. De hecho, él ya sufrió el primer atentado que casi le cuesta la vida.

Ellos predican llevar los países a la libertad y al desarrollo forzando un esquema social de nebulosos caprichos y pervertidos estilos de vidas sexuales: la élite global quiere convencer al mundo entero y en especial a América Latina, que la riqueza, desarrollo, la prosperidad y altos estándares de vida, solamente se logran en una antinatural combinación de aborto, diversidad sexual, desaparición de los sexos, e “inclusión total”. Y en nombre de la “tolerancia” agresivamente demandan una aceptación y uniformidad incuestionable, lo mismo que el apoyo financiero total del gobierno en todas sus aspiraciones sociales, su colectivismo y, si no la reciben, reaccionan como una manada de mulas espantadas con la cola llena de baiburines y los cencerros amarrados en las verijas, destruyendo todo a su paso.

Europa, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, las potencias asiáticas no se hicieron ricos gracias a la agenda de estas feministas, progresistas y libertinos vistiendo máscaras que simulan una vagina. La realidad de esas agendas con sus banderas de izquierda es una perversa degradación moral, despilfarro de recursos del sector privado, del sector público cuando llegan al gobierno, una la reducción tiránica de las libertades individuales, lo cual buscan a base de violencia, terror y de tácticas utilizadas en la Unión Soviética. La amenaza mundial ya no es el comunismo ni las plagas que alguna vez casi destruyeron el continente europeo. La amenaza real son estos movimientos integrados por gentes cuyas conductas ya no respetan las mínimas reglas de convivencia social, ni los derechos de sus semejantes.

América Latina necesita mercado libre, no aborto legal; libre comercio, no matrimonio del mismo sexo; innovación científica, no ideología de género; estado de derecho, no baños de mujeres invadidos por esos horribles seres de piernas peludas y barba cerrada, en faldas y maquillados con pintalabios rojo chillante. Y Bolsonaro, a pesar de los agresivos ataques en su contra de la prensa vendida, de la intelligentsia y el grupo de poder político, sin amedrentarse es precisamente esto lo que, por un lado, combate, y por otro, promulga y defiende. Por eso, al igual que a Trump en EU, recientemente el juez Kavanaugh y todos los que no acepten sus “avanzadas sociales y políticas”, el odio de estas bandas de psicóticos se ha dirigido a sus personas o gentes cercanas a ellos. Gentes físicamente atacadas en lugares públicos arengados por una vociferante y ruidosa senadora, en medio de una descomposición social llegando a tal grado que todos los días aparecen los psicóticos de enfermedad más avanzada pidiendo que Trump sea asesinado.

Y no debemos de ignorar ni menospreciar esta red de odio, destrucción y el contexto que representa: La comunión de los Castro de Cuba, los herederos de Hugo Chávez, el grupo narco-terrorista marxista conocido como la "FARC" en Colombia, el expresidente brasileño Lula da Silva, quien fue cofundador del Foro de Sao Paulo, una red de partidos comunistas, tiranos, delincuentes y grupos terroristas que saquearon cofres públicos y traficaron cocaína para ayudar a manipular las elecciones en todo el continente. En un momento dado, esta red totalitaria de terror llegó a controlar dos tercios de los gobiernos de América Latina sin mucha oposición, y ahora le ha tocado a México.

Y es este Leviatán que ha hundido a América Latina, contra el cual Jair Messias Bolsonaro se enfrenta y sin adornos ni verborrea “políticamente correcta”, lucha valientemente y como vimos hace unos meses, aun arriesgando su propia vida. Mientras algunos falsos amantes de la libertad se dedican a teorizar sobre cómo liberar a nuestros pueblos, a la vez que se tragan enteras las agendas izquierdistas que los siguen oprimiendo y explotando, Bolsonaro se está enfrentado solo contra el enclave comunista más poderoso de las Américas. Pero, un momento, tal vez ya no irá solo al campo de batalla, en EU Trump tiene los mismos enemigos que los combate con la gran decisión.

Los podrán criticar de rudos al hablar casi gritando y decir lo que piensan, sin preocuparse de que alguien vaya a sentir sus finos oídos lastimados. Y es que estos hombres pertenecen a esa canasta de indeseables y deplorables que Hillary Clinton tan bien describiera. Pero están en medio del campo de batalla y seguirán peleándola porque tienen una misión que va más allá del seductor poder político. Porque ellos son defendidos por las multitudes que los llevaron a la presidencia, y ellos califican a sus enemigos de idiotas útiles, funcionales al marxismo, y mejor descritos por Vargas Llosa y Montaner en su genial libro; El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano, ahora también norteamericano.

• Socialismo • Totalitarismo • América Latina • Corrupción • Sexualidad progresista • Adoctrinamiento

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus