JUEVES, 18 DE OCTUBRE DE 2018
Competitividad, mediocridad

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ni la posición ocupada, ni la calificación obtenida, son algo digno de presumirse, y ambas se resumen en una sola palabra: mediocridad, lejos de lo malo, de lo peor; lejos de lo bueno, de lo mejor.”


El Foro Económico Mundial, FEM, acaba de publicar el Índice de Competitividad Global 2018, ICG18, que mide cómo están 140 países en materia de competitividad, consistente en la capacidad para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, ID´s, que son las que producen bienes y servicios, crean empleos y les permite, a quienes obtienen eso puestos de trabajo, generar ingresos. Subrayemos todo lo que depende de las ID´s: producción de satisfactores, creación de empleos, generación de ingresos, por lo cual las ID´s son una de las variables más importantes de la economía. Tengamos en cuenta que las ID´s dependen de la competitividad del país, CP, es decir, de qué tan seguro y confiable sea una nación para que los empresarios, tanto nacionales como extranjeros, decidan invertir directamente en él.

El ICG18 del FEM se elaboró a partir 98 variables distintas que determinan la competitividad de un país, agrupadas en 12 “pilares” de la competitividad. 1.- Instituciones: lugar 105/140, calificación 48.0/100. 2.- Infraestructura: lugar 49/140, calificación 73/100. 3.- Adopción de  tecnologías de la información y la comunicación: lugar 76/140, calificación 51/100. 4.- Estabilidad macroeconómica: lugar 35/140, calificación 99/100. 5.- Salud: lugar 56/140, calificación 85/100. 6.- Habilidades: lugar 86/140, calificación 58/100. 7.- Mercado de productos: lugar 54/140, calificación 57/100. 8.- Mercado laboral: lugar 100/140, calificación 54/100. 9.- Mercados financieros: lugar 61/140, calificación 61/100. 10.- Tamaño del mercado: lugar 11/140, calificación 81/100. 11.- Dinamismo empresarial: lugar 41/140, calificación 66/100. 12.- Capacidad de innovación: lugar 50/140, calificación 66/100. La posición general de México es 46/140 (retrocedimos dos posiciones con relación al índice anterior) y la calificación general 65/100 (avanzamos cuatro puntos con relación al índice anterior).

De un primer análisis podemos concluir que hay dos buenas noticias y dos malas. Primera buena noticia: en la posición 46/140 estamos lejos de los últimos lugares. Primera mala noticia: igualmente lejos estamos de los primeros lugares. Segunda buena noticia: con una calificación de 65/100 pasamos la prueba. Segunda mala noticia: la pasamos de “panzazo”, es decir, “apenitas”. Ni la posición ocupada, ni la calificación obtenida, son algo digno de presumirse, y ambas se resumen en una sola palabra: mediocridad, lejos de lo malo, de lo peor; lejos de lo bueno, de lo mejor.

¿Qué utilidad puede tener el ICG18? En primer lugar debe servir como una herramienta de análisis para el gobierno, herramienta que le permite identificar los puntos en los cuales, en materia tan importante como es la competitividad, estamos mal, primer paso para mejorar. El próximo gobierno, que se estrena el 1 de diciembre, ¿ya revisó, aunque sea superficialmente, el ICG18?

• Problemas económicos de México • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus