VIERNES, 14 DE DICIEMBRE DE 2018
Se enreda la relación México-EU

¿Usted cree que es una buena idea que sean Pemex y la Secretaría de Energía quienes construyan una refinería?
No
No sé



“Si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien. Por el contrario, si se viola una ley justa se viola la ley y algún derecho de alguien.”
Othmar K. Amagi

Manuel Suárez Mier







“Mientras el nuevo gobierno de México no descansa en seguir minando la confianza de los inversionistas, sus instituciones y el valor del patrimonio del país, el escenario de la relación bilateral con EU aparece cada vez más turbio y amenazador en el año por comenzar.”


Mientras el nuevo gobierno de México no descansa en seguir minando la confianza de los inversionistas, sus instituciones y el valor del patrimonio del país, el escenario de la relación bilateral con EU aparece cada vez más turbio y amenazador en el año por comenzar.

Para empezar, está el intempestivo y rabioso Donald Trump con sus necias fijaciones como el muro fronterizo respecto al cual hace 3 días armó un ruidoso zafarrancho con los líderes demócratas del Congreso, y amenazó de nuevo con cerrar el gobierno porque no le dan los dineros que él exige.

La actitud agresiva y la creciente paranoia de Trump empeorarán conforme las investigaciones del fiscal Robert Mueller llegan a su culminación, lo que promete terminar mal para el Presidente, su familia y sus cómplices en violar la ley al coludirse con Rusia en la elección de 2016.

Está también la reiterada amenaza de cancelar el TLC de Norteamérica, chantaje con el que pretende presionar a la próxima mayoría demócrata en la Cámara Baja para que apruebe el renegociado acuerdo, al que ellos desean meterle más requisitos laborales que ansían sus aliados sindicales.

La situación en EU ayudará a socavar más rápido la confianza en México, sumándose a la acelerada demolición que hace internamente el nuevo gobierno desde antes de tomar las riendas del poder, como lo acredita ahora su atroz campaña contra el poder judicial.

Pero quizá el tema más urgente es la situación que plantean las caravanas de migrantes centroamericanos en busca de asilo político en EU, las presiones que éste pone sobre México para que las mantenga en su territorio, y la ilusoria idea que Trump puede ser persuadido a aportar miles de millones de dólares para un “plan Marshall” para Centroamérica.

No se sabe quién le metió tal gansada al Presidente pues al día siguiente de su toma de protesta ya estaba en Washington Marcelo Ebrard, aún sin confirmar  por el Senado como secretario de Relaciones Exteriores, reunido con los  secretarios de Estado y Seguridad Doméstica para tratar el tema.

Trump ha repetido hasta la saciedad, en una más de las 3 mil mentiras que le ha registrado el Washington Post desde que accedió al puesto, que las caravanas aludidas son financiadas por sus adversarios demócratas, y por el odiado húngaro-americano George Soros, multimillonario, él sí en serio.

Como es su inveterada costumbre, no aportó datos o fuentes para respaldar su denuncia, por lo que me puse a investigar quién sufraga y organiza a estos grupos. Primero, no encontré evidencia firme que sean los demócratas o Soros, salvo la mendaz caja de resonancia y fuente única de información que nutre el “pensamiento” trumpiano, Fox News.

Hay organizaciones pro-migrantes, como Familia Unida y Pueblo sin Fronteras en Chicago, que han promovido las caravanas y ayudado a quienes las integran con organización y algún magro apoyo económico, lo que no alcanza a explicar por qué las inducen a ir hasta California, mucho más lejos que Tamaulipas.

Según varios comentarios, ello se debe a que la ruta del poniente es menos peligrosa que la de oriente, lo que es en el mejor de los casos debatible, pues a mayor distancia y tiempo, mayor peligro. Entre Tapachula y Tijuana hay 3,862 kms, más del doble que el camino a Matamoros, que es de solo 1,836 kms.

El abogado José Luis Fuentes, activista pro-inmigrante del National Lawyers Guild de California, que acompañó a la caravana aún varada en Tijuana, le dijo a sus integrantes que “California es la ruta más larga pero es la mejor frontera, mientras que Texas es la más cercana pero es la peor,” lo que posiblemente sea cierto por la actitud de sus habitantes, pero no por la facilidad de ingreso.

EU le va a complicar aún más la vida al bisoño equipo diplomático del nuevo gobierno y al futuro del país.

• Migración • México - Estados Unidos • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus