Pesos y contrapesos
Dic 31, 2018
Arturo Damm

La principal amenaza

¿Cómo hemos permitido que la Constitución, al menos en su artículo 25, esté redactada tal y como está, siendo una amenaza para la libertad y la propiedad de cada uno de nosotros en nuestra calidad de agentes económicos?

Culpar al neoliberalismo de la mayoría de los males y problemas que enfrentamos, como lo hace AMLO, supone estar en contra, no tanto del capitalismo, sobre todo si por tal entendemos el uso del capital para la producción de satisfactores, lo cual resulta inevitable, pero sí de la economía de mercado, sobre todo si por tal entendemos el sistema económico basado en la libertad individual para producir, ofrecer y vender, para demandar comprar y consumir; en la propiedad privada sobre los ingresos y los medios de producción; en la responsabilidad personal, tanto frente a las ganancias, pero sobre todo ante las pérdidas.

La crítica al neoliberalismo es, ante todo, la crítica a la economía de mercado, a la libertad individual, a la propiedad privada, a la responsabilidad personal, y, por ello, la apología de su contrario: la sustitución de la libertad individual por la orden gubernamental; el reemplazo de la propiedad privada por la propiedad gubernamental; la sustitución de la responsabilidad personal por la irresponsabilidad gubernamental, algo que en México es posible y, dada la postura de AMLO frente al neoliberalismo, probable.

Leemos, en el artículo 25 de la Constitución, que “el Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad económica nacional”, Estado que para todo efecto práctico es el gobierno en turno; planeación, conducción, coordinación y orientación gubernamental de la actividad económica nacional que solamente es posible si el gobierno planea, conduce, coordina y orienta la actividad de los agentes económicos individualmente considerados. De ser así, y es posible que así sea, ¿dónde quedaría la libertad individual para producir, ofrecer y vender, para demandar comprar y consumir; dónde la propiedad privada sobre los ingresos y los medios de producción; dónde la responsabilidad personal frente a ganancias y pérdidas? De ser así, y es posible que así sea, ¿dónde quedaría la economía de mercado, por demás limitada en México?

¿Qué puede resultar de la combinación del artículo 25 constitucional, que hace posible la eliminación de la economía de mercado, con la visión que AMLO tiene del neoliberalismo, que es, antes que capitalismo, economía de mercado, y según él la culpable de la mayoría de nuestros males y problemas?

Más allá de la amenaza que para la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal representa AMLO, ¿cómo hemos permitido que la Constitución, al menos en su artículo 25, esté redactada tal y como está, siendo una amenaza para la libertad y la propiedad de cada uno de nosotros en nuestra calidad de agentes económicos?

Comparemos lo dicho en el artículo 25 de nuestra constitución con lo que se dice en el artículo 16 de la constitución cubana: “El Estado organiza, dirige y controla la actividad económica nacional…”, y preguntémonos qué tipo de economía es la cubana.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria