JUEVES, 22 DE JUNIO DE 2006
Triunfo rotundo del P. A. F.

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Digan lo que digan el Proyecto Alternativo de Futbol (PAF) sigue avanzando. No hay nada mejor para reforzar la dictadura de los incompetentes que ganar en el tablero de posiciones, perdiendo en la cancha de juego.”


Salvo por Fonseca –que ya sabemos a quién apoya en la contienda electoral: ¡nada menos que a un candidato que dice que los mexicanos, hágame usted el favor, no queremos vivir de limosnas!- tengo entendido que el resto del equipo mexicano que se enfrentó ayer a la selección de Portugal jugó la mayor parte del encuentro bajo las pautas del Proyecto Alternativo de Futbol. Esto es: para clasificar a la siguiente ronda sin merecerlo. Nada más alentador para quienes abominan la competencia liberal y el “darwinismo social” (el triunfo de los más aptos) típicos de estas competencias que organiza la FIFA, que una victoria lograda fuera de la cancha del juego y merced a la incompetencia de terceros (Irán y Angola) contra los cuales NO era el encuentro de ayer. Genial.

 

Un paso más y lograremos una victoria que incluso viole las odiosas reglas de competencia.

 

Por favor, estimados lectores, antes de que algún romántico me hable de que fue vergonzosa la derrota de México ayer ante Portugal es preciso recordar en qué consiste el Proyecto Alternativo de Futbol. En primer lugar, hay que desacreditar toda competencia en la que el triunfo se sustente en el mérito y en el escrupuloso cumplimiento de las reglas de juego. Esas son normas de la moral burguesa.

 

En segundo lugar, es preciso transformar radicalmente el lenguaje, como ya había anticipado George Orwell que sucederá en el futuro paraíso igualitario –en el cual, desde luego, unos serán más iguales que otros- y debemos llamarle verdad a la mentira; a la derrota, victoria y al mérito, arrogancia. Por ello, nada mejor para el PAF que sustraerse a esa consigna neoliberal de que en el futbol se gana metiendo goles. Eso es tan abominable como el cuento de que sólo es posible el crecimiento económico sustentable con productividad, o como las leyendas neoliberales de que no hay comidas gratis. El futbol se gana timando al árbitro, engañando al adversario y tomándole el pelo al público aficionado, que está aquí para callar y obedecer, hasta que aprenda a juzgar de acuerdo a la lógica del “hombre nuevo” (¡sonríe, ya está por llegar!) y aprenda a festejar la mediocridad, la chapuza, el chanchullo y la astucia del timador.

 

No bajemos la guardia. El mal ejemplo de jugadores como Fonseca, ¡que tuvo el atrevimiento de meter un gol!, podría cundir.

 

Sé, desde luego, que será muy difícil, si es que no imposible, que el equipo mexicano siga clasificando a siguientes rondas usando las pautas del PAF (conspira contra nosotros que el sistema de libre competencia por méritos sigue siendo hegemónico), pero la de ayer fue una victoria inolvidable para fortalecer la dictadura de los incompetentes.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus