Reinventando México
Abr 8, 2020
Santos Mercado

La teoría de la lucha de clases de Carlos Marx

Las ideas marxistas se enseñan en las escuelas y universidades públicas desde hace más de un siglo. Ofrecieron el paraíso, la gente se encantó, y sólo consiguieron el infierno. Es tiempo de corregir o desechar la teoría de lucha de clases de Carlos Marx.

Según los izquierdistas Carlos Marx descubrió la existencia de clases sociales, su antagonismo y la lucha de clases como motor de desarrollo de la humanidad.

En efecto, Marx divide a la sociedad en la clase burguesa y la clase proletaria, según él, con intereses contrarios e irreconciliables, enemigas de principio a fin y si naciste en la clase proletaria allí morirás.

Dice Marx que el burgués es propietario de los medios de producción: las fábricas, las máquinas y el capital; y los proletarios solo tiene sus manos para trabajar. Desde luego que es una mala definición porque hay empresarios que trabajan de préstamos y alquilan máquinas y bodegas, no son dueños de nada. ¿Acaso Marx dirá que son proletarios? Y si no tienes brazos ni piernas, pero dictas excelentes discursos, ganando millones de pesos, ¿serás entonces un burgués? Hay incongruencia.

En el capitalismo tu cuerpo, tus piernas, tus manos, tu voz y talento son tu propiedad privada. En el comunismo no eres dueño de nada, ni tu voz, ni tu tiempo pues todo le pertenece al Gobierno.

Recordemos que el sistema capitalista se basa en el Principio de Respeto a la Propiedad Privada. En consecuencia, la gente no ejerce violencia para obtener lo que quiere, sino que tiene que ofrecer algo a cambio del bien deseado. Los individuos negocian libremente, si llegan a un acuerdo, realizan la operación, el intercambio; si no se convencen nadie puede obligarlos, son operaciones libres y voluntarias.              

En capitalismo, un trabajador ofrece sus manos y pide un salario; el empresario ofrece un puesto de trabajo y un sueldo. Negocian y si llegan a un acuerdo firman el contrato. Pero nadie puede obligar a nadie. Es una operación libre y voluntaria. Así funciona el mercado de trabajo en el mundo capitalista.

¿Podemos deducir de este funcionamiento del capitalismo que los obreros son enemigos de los empresarios? Es decir, ¿que la clase proletaria y los burgueses son enemigos de clase y luchan a muerte porque tienen intereses irreconciliables? Pues yo digo que Marx estaba totalmente equivocado.

  1. El proletario va por su propio pie a contratarse con el burgués, si fueran enemigos ni se acercarían. El proletario podría elegir otra actividad sin contratarse con nadie.

  2. El burgués organiza la producción, digamos de zapatos, para que mucha gente los compre si le gustan y con ello protejan sus pies. Es decir, el empresario trabaja a favor de la sociedad, del consumidor, o ¿alguien pensó que producía para la familia del empresario?

  3. Mientras más vende y gana el empresario más se beneficia la sociedad, porque esas ganancias no se las puede comer el burgués. A fuerzas las tiene que invertir, abrir sucursales, comprar insumos, adquirir nuevas máquinas o contratar más trabajadores y todo es para producir mas artículos dirigidos a la sociedad. Porque es lo normal y natural en una sociedad capitalista.

Pero en cualquier país se puede ver que la gente se llega a confabular contra una empresa y hace paros, huelgas y organiza sindicatos. Pero tales acciones no pertenecen al mundo capitalista. Si alguien no está contento con el sueldo, solo tiene que hablar con su patrón y pedir el doble o lo que crea que merece. El patrón evaluará y quizás le ofrece el triple o simplemente le dice que se busque otra empresa y asunto arreglado. Así se maneja y así debe ser, por el bien de todos, en una economía de mercado.

Pero si surgen alborotadores izquierdistas y los trabajadores se dejan engañar, se contaminan con ideas marxistas que les hacen creer que están explotados, que el patrón les está robando, todo se viene abajo y pierden los trabajadores, el empresario y la sociedad entera.

Marx decía que la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases. Y que esta lucha era lo que hacía avanzar a mejores mundos. Le creyeron los rusos, exterminaron a los empresarios, comerciantes y banqueros, acabaron con la gente que generaba riqueza y dejaron todo el poder en un solo líder, al final solo consiguieron miseria. Marx se equivocó completamente. Lo mismo pasó en China, Cuba y otros países. Todo por una mala teoría.

Reivindicando a Marx, aunque usted no lo crea, podríamos darle algo de crédito.

Si Marx hubiera pensado en la clase R formada por los individuos que generan riqueza (burgueses, empresarios, comerciantes, banqueros y trabajadores de empresas privadas) y, por otro lado, la clase G, los que viven de impuestos (Gobierno), su teoría tendría cierto valor. Estas clases sí son enemigas porque las operaciones entre ellas no son libres, ni voluntarias. El gobierno te impone un impuesto y lo tienes que pagar bajo pena de ir a la cárcel o decomisar tus bienes si no lo haces. El gobierno se comporta como una banda criminal, como el ladrón de la esquina que te despoja de tus pertenencias y se las tienes que dar, quieras o no quieras. El gobierno sí forma una clase bien definida porque son los que viven del erario, es decir, de impuestos. Está compuesta de diputados, senadores, burócratas, inspectores, y otros que reciben cheque de gobierno. No generan riqueza, pero sí la gastan despojando a los que no están en el gobierno.

En resumen, empresarios y obreros forman un juego de suma positiva donde ambos ganan, como en cualquier acto comercial. Gobierno y gobernados forman un juego de suma cero donde lo que gana uno lo pierde el otro. Una gran diferencia.

Pues sí, Carlos Marx se equivocó desviando la atención en quienes no debía. Sus alumnos izquierdistas y sus adoradores aplicaron esas ideas en la URSS, China, Cuba, Venezuela, etc., y sólo provocaron muerte, hambrunas, atraso y miseria.

Curiosamente esas ideas marxistas se enseñan en las escuelas y universidades públicas desde hace más de un siglo. Y es que ofrecieron el paraíso, la gente se encantó, y sólo consiguieron el infierno. Es tiempo de corregir o desechar la teoría de lucha de clases de Carlos Marx.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?