LUNES, 21 DE DICIEMBRE DE 2015
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“Utopías libertarias aparte, toda sociedad libre tiene (y necesita) una izquierda moderna que alterne en el poder.”
Fernando Cota

Me llaman la atención los liberales (y Cota lo es, ¿o no?), que consideran necesaria una izquierda moderna (no antigua), reformista (no revolucionaria), democrática (no monocrática), republicana (no autocrática), que alterne en el poder con la derecha (póngale usted lector los adjetivos que guste), para lograr…, ¿qué? ¿Equilibrio? ¿Tendencia al centro? ¿Eliminación de excesos y defectos? Y entre la izquierda y la derecha, ¿dónde queda el liberalismo, que no es ni izquierda ni derecha? ¿En el centro, con lo mejor de la izquierda y la derecha, y sin lo peor de cada una de ellas? Si así las cosas, ¿es el liberalismo la izquierda y la derecha purgadas de sus excesos y defectos? Y si se las purga de ellos, ¿siguen siendo izquierda y derecha?

Cierto, la izquierda (sobre todo la socialista) y la derecha (sobre todo la no fascista) comparten con el liberalismo rasgos comunes (por ejemplo: izquierda, libertad de conciencia; derecha, libertad de empresa), pero una cosa es defender algunos principios liberales, defensa que encontramos tanto en la izquierda como en la derecha, y otra muy distinta ser liberal.

¿Por qué me llaman la atención los liberales (¿realmente lo son?) que opinan que hace falta una izquierda moderna? Porque el problema con la izquierda no es el adjetivo con el que se la califique (moderna/antigua, reformista/revolucionaria, democrática/monocrática, republicana/autocrática, etc.), sino el sustantivo, no habiendo adjetivo capaz de eliminar la esencia que encierra el sustantivo izquierda: la injusticia. ¿Cuál es el común denominador de la izquierda, y me refiero a la socialista, no a la comunista? La práctica de la redistribución del ingreso: el gobierno le quita a A (impuestos) lo que es producto de su trabajo para darle a B (gasto social) lo que no es producto del suyo. Se trata de la expoliación legal (detrás de cada impuesto hay una ley, lo cual lo hace legal, pero no necesariamente justo), de la que tan acertadamente escribió Bastiat, expoliación legal que es injusta, por lo que su resultado es la injusticia.

¿Y por qué no se puede ser liberal y estar a favor de la redistribución del ingreso? Porque la condición de posibilidad del ejercicio de la libertad individual, ¡lo que los liberales defendemos!, es la propiedad privada: la libertad consiste en poder hacer, con lo que es de uno, lo que más le conviene a uno, y en la misma medida en la que se limita lo que es de uno (propiedad) se limita el poder para hacer lo que más le conviene a uno (libertad). Si a alguien se le priva de todas sus propiedades, comenzando por su ingreso, ¿puede ejercitar su libertad? No: será formalmente libre, pero no podrá practicar su libertad. ¿Y cuál es hoy la manera habitual por la que se limitan las propiedades de los ciudadanos, comenzando por los ingresos? La redistribución gubernamental de los mismos. Hoy gobernar es, en muy buena medida, sinónimo de redistribuir, ya se trate de gobiernos de izquierda, centro o derecha. Hoy la izquierda socialista es omnipresente y esa izquierda moderna la encontramos, ¡paradójicamente!, en los gobiernos de derecha (los dos sexenios del PAN en México son un buen ejemplo de ello), que entienden que para que la repartición sea mayor el pastel debe crecer lo más posible, para lo cual se requiere de la empresa privada, de sus inversiones directas, de la apertura de nuevos mercados, de la estabilidad monetaria, de la prudencia fiscal, etc., para producir más, generar más ingresos, y tener más tela de donde cortar para redistribuir. Están a favor del laissez faire (dejar hacer, comenzando por el trabajo), pero no del laissez avoir (dejar poseer, comenzando por el producto del trabajo), y el liberalismo es laissez faire Y laissez avoir, algo que muchos liberales (¿realmente lo son?) no acaban de entender. Están a favor del laissez faire, pero no del laissez avoir. ¿Contradicción? Sin duda.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus