VIERNES, 7 DE JULIO DE 2006
Los malos y los buenos

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Juan Carlos Leal







“El tipo está desesperado pues ha visto que su carrera política llega a su fin, por ello quiere revancha a costa de las instituciones, los ciudadanos y la nación entera.”


Para evitar sospechas se debe contar voto por voto, dicen algunos analistas e incluso algún observador con claras simpatías por López, pero la Ley mexicana es muy clara sólo se pueden abrir paquetes cuando haya irregularidades evidentes, que en la mayoría de los casos son errores. Ese conteo ya se hizo y tres veces, primero los ciudadanos contaron en las casillas, luego el PREP y luego los distritos. El resultado es el mismo, gana Calderón por estrecho margen, qué quiere López, que lo vuelven a contar para hacerse de nuevo la víctima como hasta ahora lo ha hecho, no hay argumentos sólo acusaciones contra las instituciones y el deseo de ponerse por encima de la Ley como ha sido toda su vida.

 

Los ataques contra el PREP se volvieron a repetir tras el tercer conteo, acusan inconsistencias, se sabe que existen errores de los funcionarios de casilla, se acusa de manipulación por como fueron apareciendo los números el domingo, pero los resultados del cómputo distrital confirma al PREP; como no había que esperar otro resultado si la estadística no miente, se acusa celeridad, cuando él se aceleró a decir que había ganado, se acusa albazos cuando él celebró el domingo en el zócalo, el tipo está desesperado pues ha visto que su carrera política llega a su fin, por ello quiere revancha a costa de las instituciones, los ciudadanos y la nación entera.

 

Por supuesto que López no es Gore y no va a aceptar lo que diga el Tribunal si el fallo no es favorable a su persona. Pero lo más grave es que ahora si salen a relucir sus verdaderas intenciones refundan un país al estilo Chávez, no confía en las instituciones que su propio partido ayudó a crear, no confía en los ciudadanos que no votaron por él, no respeta a sus adversarios, votantes y votados que votaron mayoritariamente en su contra. Mucho se ha dicho que el país votó para que los políticos lleguen a un acuerdo y se integren las dos plataformas, pero el caso es que de la mima forma el voto indica que la mayoría del país votó en contra del proyecto de López, si sumamos todos lo votos que no fueron por su proyecto. Entonces para qué concederle el estar por encima de la Ley a un proyecto minoritario, por qué juzgar la elección por las sospechas de una minoría, ese es el costo de ser perdedor y ser radical, las sospechas son suyas y sólo suyas, los demás partidos han aceptado la autoridad de IFE, la imparcialidad de la elección y la transparencia del proceso, los cuestionamientos son de un solo lado, otra vez como en el desafuero López quiere tener de rehén al país y hacerse de facto con algo que no ganó ni legalmente ni por medios democráticos, él quiere ser como en el pasado el gran elector y ceñirse la corona él mismo.

 

Ya basta de seguir en la tónica de la ruptura y el maniqueísmo de la derecha mala y la izquierda buena, de los puros y los demonios. El país requiere ahora de acuerdos, muy tangibles, hay que hacer una verdadera transición desde la inoperancia política hacia las metas y objetivos claros. La primera reforma urgente es la política, la nación no aguanta más costos como el de una elección tan cerrada e incierta, por ello reelección legislativa, desaparición de plurinominales, segunda vuelta y financiamiento de partidos deben ser lo primero en la agenda. Segundo reforma fiscal, tercero electricidad y energía, cuarto reforma laboral, quinta reforma educativa. No se requiere de un programa de cien días sino de un programa con visión de futuro que construya el México que pueda enfrentar la competencia y la globalización, que sea capaz de dar el salto hacia el desarrollo y que produzca riqueza para todos. Así de sencillo, ya basta de complacer las ambiciones de políticos retrógradas que le dan mal nombre al ejercicio de las virtudes públicas.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus