VIERNES, 28 DE JULIO DE 2006
Violencia latente

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“Las llamadas acciones de “resistencia civil pacífica” se han caracterizado por ser un claro atentado, cometido impunemente, en contra de los derechos de propiedad de terceros y, en consecuencia, ya no son pacíficas”


Así como se auto proclamó un Mesías, ahora López, ya en la más absoluta locura y desesperación ante la ausencia de pruebas que sustenten su ridícula acusación del supuesto fraude electoral, se acaba de auto proclamar como el “presidente de México por voluntad de la mayoría”. Su expresión desencajada, su mirada de odio, su inconsistente argumentación, nos muestran a un individuo que ya perdió la razón y que está dispuesto a cualquier cosa con tal de que sus fantasías se cumplan. Por lo mismo, por esa enfermiza ambición del poder, está dispuesto a incendiar el país. “Si yo no gano, que todos pierdan”. Esa es su premisa. Si eso lo dijera como interno de un sanatorio psiquiátrico, no pasaría de ser uno más de los “Napoleones” que habitan en esos centros; el grave problema es que está suelto y que tiene todo un séquito que le cree cualquier cosa que dice. Una mirada a las concentraciones del zócalo nos muestran a la gente embobada, como si realmente estuviesen escuchando la verdad absoluta por parte de un iluminado caído del cielo.

 

Este domingo se realizará la tercera de lo que él denomina como reuniones informativas. Nos podemos imaginar que en su discurso, insistirá que hubo fraude, cibernético o a la antigüita, que los consejeros del IFE son delincuentes, que los magistrados del Trife no son de confiar, el inmenso complot en el que participaron miles y miles individuos para “robarle la elección”, etcétera y que él, nadie más que él, tiene que ser el próximo presidente. Asimismo podemos esperar que, a menos que se le reconozca su victoria, azuce a sus seguidores a fortalecer las acciones de “resistencia civil pacífica”, encabezadas por Elenita Poniatowska y Jesusa Rodríguez, faltaba más, y justificadas por los “intelectuales progres” (¿hay de otros?) quienes, como Monsivais, se creen poseedores de la verdad. Porque ellos, los “intelectuales progres” lo dicen, tiene que ser verdad y no puede ser cuestionada.

 

Las llamadas acciones de “resistencia civil pacífica” se han caracterizado por ser un claro atentado, cometido impunemente, en contra de los derechos de propiedad de terceros y, en consecuencia, ya no son pacíficas. Que no haya sido lesionado físicamente o inclusive muerto alguien, no hace que estas manifestaciones sean pacíficas. La toma de las oficinas de Banamex atentó en contra de los derechos de los accionistas, empleados y usuarios del banco; la invasión de los centros comerciales de Santa Fe y Plaza Universidad, porqué allí hacen sus compras los ricos, atentaron contra los derechos de propiedad de los dueños de los negocios y de los clientes (al margen, me imagino que Jesusa Rodríguez, con odio chichimeca a todo lo que huela a estadounidense, solo compra su vestimenta en los tianguis o en la Merced); la invasión de una tienda WalMart, porque osan vender productos Bimbo, Sabritas y Jumex, atenta en contra de los derechos de propiedad de los accionistas, empleados y clientes (nuevamente, me imagino que Jesusa Rodríguez y huestes que la acompañan solo adquieren sus alimentos en los tianguis y mercados públicos); la ocupación del hotel Fiesta Americana para colgar una manta de la fachada del edificio, es una invasión de la propiedad privada. ¿Actos pacíficos? ¿Habrán leído alguna vez los “intelectuales progres” a Hobbes o se quedaron solamente con Marx?

 

La violencia incitada por López, Batres, Camacho, Fernández Noroña y otros está latente, está a flor de piel y en cualquier momento y por cualquier causa puede desatarse de manera incontrolable y con graves consecuencias para todos. Ya están amenazando con ir más allá de invadir con impunidad propiedades privadas, muy grave de por sí, para ahora ir al asalto de aeropuertos, carreteras y lo que se les ocurra. Inmersos en un frenesí de protesta, cualquier cosa que huela a panista o a riquillo se puede convertir en un blanco de ataques violentos; ya lo hemos visto cuando apedrean automóviles que traen pegada una calcomanía de Calderón. López y su séquito, en la enfermiza búsqueda del poder, están por soltar al dragón de las mil cabezas y no va a haber quién lo pare, no va a haber quién le clave la espada en el corazón.

 

Urge que los magistrados del Trife, con estricto apego a la legalidad y sin consideraciones de carácter político, dictaminen ya la elección presidencial. Es, quizás, la única manera de evitar que se suscite la violencia.

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus