LUNES, 12 DE FEBRERO DE 2007
¿Quién es quien en el mercado petrolero mundial?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Dado que parece que se están reuniendo algunos políticos para discutir la reforma energética y fiscal, sería bueno comenzar por ver el lastre que en materia petrolera arrastra México.”


La semana pasada la revista Fortune dio a conocer su índice de las empresas que obtuvieron los ingresos más altos en el mundo durante el año 2006. Dado que parece que se están reuniendo algunos políticos para discutir la reforma energética y fiscal, sería bueno comenzar por ver el lastre que en materia petrolera arrastra México.

 

Nombre

Empresas petroleras privadas

 

Ingresos obtenidos

Núm. de empleados

Ingreso por empleado

Exxon Mobil(1)

340 000 MMD

83 700

4.06

Shell (3)

306 731 MMD

109 000

3

BP (4)

267 600 MMD

96 200

3

Chevron (6)

189 481 MMD

59 000

3

Repsol YPF (84)

56 424 MMD

35 909

1.6

Nombre

Empresas petroleras del gobierno

 

Ingresos obtenidos

Núm. de empleados

Ingreso por empleado

PDVSA (35)

85 618 MMD

48 919

1.7

China N.P. (39)

83 556 MMD

1 090 232

0.07

PEMEX (40)

83 382 MMD

139 171

0.6

Petrobras (86)

56 324 MMD

53 904

1

Indian Oil C. (153)

36 537 MMD

36 217

1

FUENTE: REVISTA FORTUNE

MMD (MILES DE MILLONES DE DÓLARES)

 

Datos interesantes los que publica Fortune, pues si comparamos a las petroleras únicamente, veremos que son las empresas privadas anglosajonas las que dominan en lo que se refiere a ingresos obtenidos, no sólo en el mercado del “oro negro,” sino en general, en cualquier actividad económica. Por ejemplo, la estadounidense Exxon, es la número 1 en ingresos entre las empresas petroleras, pero también ocupa el primer lugar en la lista general (que ubica a empresas de cualquier sector de la economía) de Fortune. La petrolera británica-holandesa Shell, es la 3 (sería la 2 en empresas exclusivamente petroleras) a nivel de ingresos en el mundo (no sólo entre las petroleras sino a nivel global).

 

El caso excepcional es Repsol (lugar 84 en la lista general de Fortune), empresa petrolera española privada, pero que agregamos en el listado para hacer comparaciones con países culturalmente cercanos a Latinoamérica.

 

Para hacer un análisis más interesante, quien esto escribe separó en dos grupos a las empresas petroleras privadas y a las que pertenecen al gobierno (que a veces erróneamente se les denomina públicas). Por un lado, ya lo mencionamos, pusimos a las empresas petroleras privadas con mayores ingresos obtenidos en el 2006 (con excepción de Repsol). En un segundo grupo, integramos a cinco de las principales empresas petroleras en el mundo cuyo accionista principal ó total es el gobierno, lo que incluye a la mexicana petrolera PEMEX.

 

Bueno, el sólo comparar dos variables, ingresos obtenidos y número de empleados, nos permite obtener conclusiones interesantes. Más aún, si dividimos los ingresos obtenidos entre el número de empleados (este ejercicio no lo hace Fortune, sino este servidor), obtenemos una tercer variable que denominamos ingresos por empleado lo que nos arroja resultados en materia de eficiencia que son aún más reveladores. Otros datos como utilidades, capital de accionistas, etc., los puede conseguir, amigo lector, en la página:

 

http://money.cnn.com/magazines/fortune/fortune500/snapshots/496.html

 

Por lo pronto, comparemos. PEMEX, con poco más de 139 mil empleados, obtuvo ingresos del orden de los 83 mil millones de dólares. Exxon, con 83 700 empleados (una planta laboral 40% más chica que la de PEMEX) obtuvo ingresos del orden de los 340 mil millones de dólares, cifra que es un 400% superior a los ingresos obtenidos por PEMEX. O sea, Exxon, con menor número de empleados, produce ingresos 4 veces mayores a los que obtiene PEMEX. Si lo analizamos por ingresos obtenidos por empleado, entonces vemos que cada empleado de Exxon es responsable de generar (ó a cada empleado le toca en dólares generados) alrededor de 4 dólares. En contraste, cada empleado de PEMEX sólo genera en teoría 60 centavos de dólar (en teoría, un empleado de EXXON produce 6 veces más ingreso que uno de PEMEX). ¿Qué tendría que hacer PEMEX para igualar lo producido por Exxon? Dos cosas: ó aumenta PEMEX sus ingresos en el orden de 560 mil millones de dólares (para que a cada empleado de PEMEX le toque de a 4 dólares, como en Exxon), lo que dada la ausencia de inversión privada en esta empresa se ve imposible (aún teniéndola, difícilmente PEMEX en tanto empresa gubernamental lo haría), ó algo más realista (no por ello no complicado políticamente), reducir su inflada e improductiva plantilla laboral por lo menos en una tercera parte (una plantilla laboral por debajo de los 50 mil empleados, y aún así sigue siendo obesa); si de golpe quisiéramos igualar lo obtenido por Exxon, entonces, PEMEX sólo debería tener poco más de 20 mil trabajadores.

 

Más que un ejercicio trivial de “quitar” y “poner,” lo trágico que nos arroja este resultado es constatar cómo el criterio político y sindical (y no económico como debería de ser) se ha impuesto en el manejo de Petróleos Mexicanos. De nada sirve que haya muy buenos ingenieros y técnicos en esta empresa (que sabemos los hay), si el manejo gerencial de esta empresa está supeditado a criterios políticos de asignación de recursos, en donde el gobierno (vía Hacienda) y los líderes sindicales, materialmente ordeñan a la paraestatal (aquí el asunto es hasta mafioso, pues los líderes del sindicato petrolero no le rinden cuentas a nadie, vamos ni a sus agremiados) y ambos han hecho mucho “por inflar” la nómina vía la venta de plazas a cuates y compadres (por la vía sindical) y/o crear más puestos de confianza improductivos (por la vía del gobierno). Finalmente, otros “chupeteadores” de la empresa son los gobiernos estatales que quieren también su parte del pastel y que ya se mal acostumbraron a sólo estirar la mano.

 

Pero PEMEX no sólo no compite con las “estrellas” del mercado. Incluso a nivel de Iberoamérica, está por debajo de la petrolera venezolana PDVSA, la brasileña Petrobras y la española Repsol. Las petroleras latinoamericanas (y del resto del mundo, con excepción de China) por lo menos generan un dólar de ingreso por empleado, la española Repsol cercana a 2 (similar a la venezolana PVDSA), quedando todas ellas muy por encima de los 60 centavos de dólar generados por los trabajadores de PEMEX. Si PEMEX quisiera acercarse a obtener poco más de un dólar por empleado (y acercarse a sus contrapartes latinoamericanas), entonces mínimo debería reducir su plantilla a la mitad. Otra vez, no es un ejercicio de quitar y poner, sino de observar que PEMEX aún comparándose con las petroleras de países culturalmente cercanos, sigue presentando una plantilla laboral inflada.

 

China National Petroleum es la empresa que peor sale en el renglón de ingresos por empleado, pues posee una plantilla de más de un millón de empleados, resultado sin duda, de que aún este país no abandona por completo el estatismo. Aún así, obtuvo de utilidades en 2006, alrededor de 12 mil millones de dólares, lo que a pesar de todo la hace rentable. La venezolana PDVSA, por su parte, arroja resultados en materia de ingreso por empleado, similares a la española Repsol, pero ello es debido a que esta empresa hasta antes del decreto confiscatorio de Chávez, aceptaba de manera agresiva inversiones de empresas petroleras privadas. Incluso, el año pasado, obtuvo utilidades positivas del orden de los 4 mil millones de dólares.

 

De todas las empresas arriba analizadas amigo lector ¿cuál cree que es la única que pierde dinero? Le atinó (seguro no le costó trabajo), Petróleos Mexicanos, que en el 2006 obtuvo pérdidas por 7 mil millones de dólares (con todo y que el precio del barril estuvo por las nubes), lo que, de acuerdo a Fortune, la convierte en la quinta empresa del mundo con pérdidas y la petrolera más endeudada del mundo (adeuda más de 60 mil millones de dólares). Increíble, Pemex es un monopolio, y aún así tiene pérdidas. Para que vea amigo lector el costo de la ineficiencia gubernamental y la corrupción sindical de las que adolece la paraestatal mexicana. Por cierto, este año es el último (en el mejor de los casos el penúltimo ó antepenúltimo) que la petrolera venezolana aparece con números negros. En cuanto Chávez y su séquito se apropien totalmente de la misma, la convertirán en otro PEMEX. Parece increíble cómo el ser humano ignora la historia y los ejemplos internacionales de fracaso.

 

Sabemos que hay modelos microeconométricos más sofisticados para medir la eficiencia de las empresas, pero sin acudir a este análisis complejo, con sólo usar estadística simple, se puede apreciar cuáles son las peores y mejores empresas en el mercado petrolero.

 

Como puede apreciarse, las empresas privadas son más eficientes en el mercado (vaya descubrimiento). Eso no quiere decir que no haya empresas petroleras gubernamentales medianamente rentables. La solución ideal para PEMEX sería volverse una empresa privada (para que estuviera entre las mejores del mundo), mejor aún, que hubiera la posibilidad para que varias empresas privadas incursionaran en México en el mercado petrolero. Sin lugar a dudas, esto sería lo mejor para el consumidor.

 

Por desgracia en México aún perdura ese anacrónico nacionalismo que no permite la modernización de este sector. Por tal motivo, si queremos por lo menos tener una empresa gubernamental medianamente rentable, hay que sacar al gobierno y sindicato del manejo de los recursos de la paraestatal. Asimismo, es de vital importancia permitirle a PEMEX que en territorio nacional pueda co-invertir (join venture) con empresas privadas extranjeras como lo hace la brasileña Petrobras, India Oil, China National Petroleum ó, hasta hace poco, PDVSA. Los datos ahí están y son contundentes ¿Habrá la voluntad política para de una vez por todas eliminar el cáncer estatista-sindical que padece PEMEX?

 

• Petróleo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus