JUEVES, 8 DE MARZO DE 2007
PRI, ¿oposición leal?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“La modesta agenda reformista propuesta por Beltrones condiciona cualquier otra reforma que se proponga a la resolución obligatoria de la agenda señalada. Es decir, de aprobarse este proyecto de ley, tomaría prisioneras a todas las reformas que verdaderamente la hacen falta a México haciéndolas rehenes de la refundación completa del país.”


Empecé en mi Aquelarre Económico de ayer a relatar el alambicado proyecto de ley preparado por el líder priísta del Senado Manlio Fabio Beltrones que plantea la “Reforma del Estado,” y cómo al inventarse su “Comisión Ejecutiva” lograba darle a la oposición al gobierno un peso desmedido.

 

Tal enfoque, sumado a la actitud que aparentemente ha asumido el propio Beltrones al bloquear la nominación de Carlos Hurtado como subgobernador para el Banco de México, pone en entredicho si el PRI pretende comportarse como una oposición constructiva o si se asimilará al PRD y aliados golpistas para bloquear todas las iniciativas del gobierno.

 

Alguien de la experiencia política de Beltrones sabe bien que el camello que está planteando con su ley fundacional tiene tantas probabilidades de éxito como las iniciativas de paz en Chiapas que después de 13 años no han llegado a nada.

 

Veamos la modesta agenda reformista obligatoria propuesta por Beltrones y adicionada por el Senado:

 

·         “Régimen de Estado y gobierno;

·         Democracia y Sistema Electoral;

·         Federalismo y

·         Reforma del Poder Judicial

·         Reforma Hacendaria, y

·         Garantías Sociales” (sic).

 

Se trata nada más que de la refundación completa del país y sus estructuras de gobierno. Para este propósito, el líder del Senado fija un plazo de ¡un año! Pero no terminan ahí los dislates. Además de su asamblea de notables, controlada por la oposición al gobierno y presidida por él, como era de suponer –por lo menos parte del tiempo-, propone crear:

 

·         Una Subcomisión Redactora compuesta hasta por ocho miembros “especialistas en derecho constitucional o ciencias políticas y sociales” que elaborará los documentos de trabajo y las propuestas de iniciativa de ley.

·         Una Subcomisión con la encomienda de “organizar la consulta pública nacional para la Reforma del Estado.”

 

Es patentemente absurdo crear todo un andamiaje burocrático-legislativo que le pregunte a más de 100 millones de mexicano cómo quieren que sea su país, qué estructuras de gobierno les gustan y cómo deben organizarse las autoridades y sus instituciones.

 

La clave para entender este acertijo consiste en subrayar que condiciona cualquier otra reforma que se proponga a la resolución obligatoria de la agenda señalada. Es decir, de aprobarse este proyecto de ley, tomaría prisioneras a todas las reformas que verdaderamente la hacen falta a México haciéndolas rehenes de la refundación completa del país.

 

Un cuerpo de notables en el que tiene una mayoría abrumadora la oposición al gobierno de Felipe Calderón dedicados a refundar la nación, puede acabar poniéndose de acuerdo en hacerle graves daños a sus estructuras de gobierno y a sus instituciones.

 

Esto es exactamente lo que en apariencia han hecho Beltrones y el PRD al bloquear la nominación de un candidato de competencia incuestionable, como Carlos Hurtado, para la Junta de Gobierno del banco central. En tales condiciones, las necesarias reformas que requieran de aprobación legislativa seguirán en el limbo.

• Reforma del Estado

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus