JUEVES, 8 DE MARZO DE 2007
El beneficio social de maximizar utilidades

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Ricardo Medina







“Maximizar utilidades cumple una función social de primer orden en el beneficio colectivo. Permite, en mercados en libre competencia, la asignación más eficiente de los recursos escasos.”


Con frecuencia se supone que a la economía de libre mercado debe corregírsele para evitar iniquidades y atenuar las desigualdades sociales.

 

En este contexto surgen versiones atenuadas de la economía de libre mercado, como si la búsqueda de la maximización de las utilidades en una empresa fuese un feo vicio moral –avaricia, probablemente- que debe enmendarse con valores igualmente morales: compasión por el más débil, solidaridad, preponderancia de lo social sobre lo individual.

 

En la historia política estas enmiendas llenas de buenas intenciones al descarnado y egoísta “individualismo” han generado una variedad de posturas “ideológicas” intermedias entre el socialismo marxista y el capitalismo liberal, terceras vías, modelos “humanistas” y  “compasivos”, que navegan entre la ambigüedad y la mala conciencia.

 

El santo y seña de estas posturas es condenar o, al menos, ver con profunda desconfianza, la maximización de utilidades. Lo cual, en el fondo, es como preferir –por supuestas razones morales- un mal café “hecho con amor” a un buen café hecho por interés.

 

Es, para seguir con los ejemplos, como oponerse a que se utilice el correo electrónico para no dejar sin chamba al mensajero de la oficina. Es, en fin, castigar la productividad y lo que ella significa: hacer más con menos recursos, hacer mejores cosas que antes con los mismos o con menos recursos, hacer las cosas bien al primer intento.

 

Dada la escasez –hecho inexorable de nuestra vida en la tierra- no buscar la maximización de utilidades, el mayor beneficio con los menores recursos posibles, significa promover de una u otra forma el desperdicio y, por ende, la pobreza.

 

¿Por qué digo que detrás de esta afición a la “moral social” hay una mala conciencia? Porque desde que las ideologías expropiaron y anularon las virtudes personales para entregarle al Estado y a los gobiernos el monopolio de lo bueno, pareciera que cierta nostalgia nos lleva a buscar en el etéreo e impersonal “colectivo” (por ejemplo, el Estado, el Partido, la Sociedad Civil) las virtudes olvidadas.

 

Pero eso será un asunto a tratar en el  artículo de mañana.

• Demagogia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus