MIÉRCOLES, 21 DE MARZO DE 2007
Lección dos: ¿Qué hay en la caja?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Amiguitas y amiguitos: Una iniciativa de ley es como una caja de regalo. Si quieren, pueden jugar a imaginar lo que hay dentro (monstruos, fantasmas, dulces, juguetes, flores, bichos), pero si quieren opinar sobre esa iniciativa de ley, ¡no gasten su imaginación!, ¡abran la caja y vean lo que hay dentro!, ¡infórmense antes, para no decir tonterías!”


El lunes ya había terminado de escribir mi artículo cuando un buen amigo me informó de la sorprendente “razón” que ha dado el señor Andrés M. López para oponerse a que se reformen las pensiones del ISSSTE.

 

Dice el señor López que la reforma pretende “quitarle el dinero al Estado para dárselo a los bancos”. ¡Guau! He aquí un trabajo para el perrito Blue y sus pistas (Blue’s Clues). Se trata de un juego que se llama “Qué hay en la caja”.

 

Resumo: Steve envió una gran caja de regalo; todos –Slippery, Periwinkle, Tickety y Blue- se preguntan qué hay dentro de la caja. Y cada cual, por turno, cierra sus ojos y canta: “First, I close my eyes and dream it, then I swirl around and feel it, then I open my eyes and I can see it there”. Ejemplo: Periwinkle imagina que la caja está llena de personajes fantásticos, como dragones y duendes. El chiste es estimular la imaginación de los niños.

 

Andrés imagina que dentro de la caja hay monstruos malvados, pero ¡sorpresa!, cuando se abre la caja vemos que: 1. No se trata de dinero del Estado, sino del dinero de los trabajadores, de sus ahorros para su retiro y 2. No hay ni el menor rastro de bancos, sino de una entidad pública –manejada por el gobierno- que se llamaría “PensionISSSTE” que administraría las cuentas individuales propiedad de cada trabajador.

 

Andrés tiene una febril imaginación pero poco sentido práctico: ¡Para ver lo que hay dentro de la caja, hay que abrir la caja! Expliquémosle cómo; Hay que leer la iniciativa, auxiliarse, para su comprensión, de un adulto competente; mostrar al educando que la caja no contiene monstruos (¡que lo vea con sus propios ojos!) y pedirle al final, en “sus propias palabras”, un pequeño resumen para ver si entendió.

 

El modesto objetivo de esta lección es enseñar al alumno a distinguir entre la fantasía y la realidad.

• Política mexicana

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus