LUNES, 26 DE MARZO DE 2007
Vaticinios alegres

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Cierto analistas en ningún momento auguran la corrección de los desequilibrios prevalecientes, ni una crisis que afecte la confianza de ahorradores que cada vez parecen tener menos temor a los mayores riegos implícitos en inversiones de elevado rendimiento.”


Como describí en mis últimos Aquelarres Económicos, la situación financiera mundial se caracteriza hoy por enormes y crecientes desequilibrios y por una autoridad monetaria de EU ante el conflicto entre lo que conviene hacer domésticamente y la excesiva liquidez que ha proveído para el resto del mundo.

 

Lo anterior implica que en EU no hay indicios de inflación al alza, mientras que en el resto del mundo la combinación de medios de pago sobrados y el rápido crecimiento de países emergentes, con China e India a la cabeza, genera presiones sobre los precios y empuja al alza sus tipos de cambio frente al dólar.

 

La tesis que sostienen algunos, en clara contradicción con lo que la economía tradicional vaticinaría, es que la situación descrita puede prolongarse debido a que el rápido crecimiento de los países emergentes compensará el menor dinamismo económico de EU, con las siguientes implicaciones:

 

·         Menores tasas de interés en EU –para atajar el colapso inmobiliario y evitar la recesión- debilitarán el dólar aún más frente al euro y el resto de las monedas que flotan libremente.

 

·         La mayor liquidez seguirá estimulando el crecimiento de los mercados emergentes y los precios de las materias primas, fortaleciendo los términos de intercambio de sus productores.

 

·         Las menores tasas en EU generarán mayor liquidez que obligará a los países emergentes o a permitir la apreciación de sus monedas o a seguir acumulando reservas internacionales. El primer caso, sumado a muy favorables condiciones externas, implica el riesgo de incurrir en el “malestar holandés” que lleva a la menor competitividad externa del país.

 

·         Así, las exportaciones de EU crecerán en volumen mientras que su menor dinamismo económico implicará menos importaciones. La depreciación del dólar, sin embargo, neutralizará el impacto sobre su desequilibrio externo.

 

·         La rápida expansión económica de los países emergentes les creará otros problemas de manejo monetario. Si dejan su paridad fija frente al dólar, enfrentarán presiones inflacionarias o se verán obligados a esterilizar los flujos de capitales que los inundarán, a un costo creciente. Si deciden dejar apreciar sus monedas, se corre el riesgo mencionado antes.

 

·         Los países emergentes con exceso de reservas internacionales pueden reciclarlas mediante depósitos en otros países, cuyas monedas tendrían que apreciarse en consecuencia.

 

El escenario descrito coloca en el centro de su vaticinio al dinamismo ininterrumpido en las economías de países emergentes frente a un menor crecimiento de EU, y la consecuente política monetaria laxa que evitaría la recesión norteamericana pero que de paso exacerbaría la liquidez mundial.

 

Lo curioso de tales conjeturas es que en ningún momento auguran la corrección de los desequilibrios prevalecientes, ni una crisis que afecte la confianza de ahorradores que cada vez parecen tener menos temor a los mayores riegos implícitos en inversiones de elevado rendimiento.

 

Me temo que el final de esta historia puede ser bastante peor del que presagian estos oráculos.

• Liquidez global

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus