MIÉRCOLES, 13 DE JUNIO DE 2007
¿Ponche para proyecto migratorio?

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ricardo Valenzuela







“No podemos culpar sólo a los EU de esta grave problemática. Las reformas que México requería para poder competir y prosperar en este nuevo escenario, cortesía de los emisarios del pasado, fueron saboteadas regresándolo al periodo post revolucionario. Ellos pretendieron recuperar el poder sin importar el precio.”


Son tantos los problemas que han dividido a México y los EU que sólo enlistarlos sería tarea titánica. Sin embargo, el mas reciente mutando hacía la extrema gravedad, es el seguro aborto de la “aprobada legislación” ante lo considerado una bomba de tiempo; los “migrantes ilegales.”

 

Para conocer su gravedad debemos viajar a la fuente donde nace y, en especial, entender se haya convertido en ese polvorín. En 1994, México pasó a formar parte del TLC con EU y Canadá cuando los políticos vendieran la idea al pueblo, como la ruta hacia el paraíso pero respetando los cotos monopólicos de la realeza. Se pasó luego a tomar tibias e incompletas medidas con la seguridad de que, como lo afirmara Lopez Portillo, con petróleo no requeríamos de la extensa cirugía recomendada.

 

Ello obligaba a México a desactivar la reforma agraria y su agricultura subsidiada. El agro, siendo el gran fracaso de la revolución, si bien no generaba siquiera lo suficiente para alimentar al pueblo, era fuente de empleo para millones de campesinos que, aceptando su miseria, la sangre los unía a la tierra. ¿Que fue lo que sucedió? La prehistórica agricultura ante la competencia se derrumbaba cual castillo de naipes.

 

Supuestamente todo ello era parte del plan de Salinas: Rescatar al pobre campesino para incrustarlo en ese rompecabezas que ofrecía la nueva economía armada de mercados libres y competencia. Pero ante el naufragio del plan, la primera consecuencia fue una masiva migración de campesinos sin tierra en busca del pan para sus hijos. Durante los últimos 15 años, la migración de “ilegales mexicanos” a los EU tuvo un incremento del 400%.

 

Sin embargo, no podemos culpar sólo a los EU de esta grave problemática. Las reformas que México requería para poder competir y prosperar en este nuevo escenario, cortesía de los emisarios del pasado, fueron saboteadas regresándolo al periodo post revolucionario. Ellos pretendieron recuperar el poder sin importar el precio. Finalmente, sus esfuerzos daban fruto cuando, en Diciembre de 1994, activaran la devaluación que costara al país 500,000 millones de dólares, enviando la economía a un abismo sin fondo creando más gente desesperada.

 

Ante ese Apocalipsis, México, en sus pininos hacia el desarrollo, presentaba un complicado cuadro. Las universidades, anticipándose al paradisíaco arribo de lo prometido, producían ingenieros en serie para luego enfrentarse a la realidad, desempleo. Frente la reculada de los gobiernos mexicanos, EU iniciaba un proceso para establecer la llamada nación virtual. Ellos permanecían como la pensante cabeza para llevar sus manufacturas al resto del cuerpo, estableciéndolo en naciones como China e India.

 

Sin embargo, surge un problema que muy pocos identifican. El 30% de la población de los EU no llega a los 25 años de edad, mientras que en México esa cifra representa el 60%. Es decir, los EU no cuentan con fuerza laboral suficiente para sus necesidades. ¿Seguirán manteniendo sus tentáculos productores en China, India, Viet Nam? Es muy improbable puesto que esas naciones ya siguen el ejemplo de Japón cuando, con su gente entrenada por los EU, se convirtieran en los más feroces competidores dando vida a los tigres asiáticos.

 

Cuando Fox fuera electo presidente, surgieron grandes expectativas ante la posibilidad de una sociedad con Bush. Pero luego de los ataques terroristas de Septiembre 2001, México tuvo que registrarse en lista de espera para la solución de problemas tan urgentes. Después, Fox, habiendo dañado su relación con Bush, dejaba correr las lentas aguas mientras los problemas crecían. Ante una total desarticulación de los planes originales que Salinas negociara y la apatía de Fox, la gente, manejada como alfiles en ese ajedrez político, se volcaban a la calle culpando a los EU.

 

Pero ¿En donde nos encontramos en estos momentos? Los EU se aprestan a construir un muro ante su socio, cuando observamos los camiones cargados de productos esperar revisiones de horas o días. En los EU se debate si los inmigrantes se van o se quedan y, sobre todo, ¿cuanto le cuesta a los EU esa “oleada de gente que, según ellos, viene en busca de su free lunch?”

Los mexicanos no quieren venir a los EU abandonando familias, sus tradiciones, pero ante un inepto gobierno que no establece el entorno para que, un acelerado crecimiento económico ofrezca oportunidades, no les queda otra alternativa. Cuando una China succiona gente, tecnología, negocios y capital de los EU, los migrantes deciden succionarse ellos mismos hacia los EU.

 

Pero analicemos el “free lunch” que consumen lo odiados inmigrante ilegales. Los impuestos anuales pagados por los ellos, en 1997 sumaron casi 150 mil millones de dólares. Si agregamos los impuestos pagados por los negocios de su propiedad, el monto alcanzaría los 180 mil millones de dólares. “Y son datos con 10 años de antigüedad pues misteriosamente no hay recientes.”

El Seguro Social y los programas de salud, cada vez dependen más de las contribuciones hechas por los inmigrantes jóvenes. Los excedentes en sus pagos al sistema del Seguro Social sobre los beneficios recibidos, se estima alcance 500 mil millones de dólares en los próximos 25 años y cerca de 2 trillones en los próximos 75. Los pagos de beneficios ante la jubilación de la población conocida como baby boomers (1945-1960), dependerán del continuo flujo de trabajadores inmigrantes que financien los sistemas de salud y jubilación para su retiro.


El impacto fiscal de los inmigrantes es positivo. O sea, ellos pagan más en impuestos de lo que utilizan en servicios sociales durante sus vidas. En valor presente, se estima un excedente que se ubica entre los 20.000 y los 80.000 dólares por persona. La cantidad depende de las habilidades y el nivel de educación que ellos posean.

 

No promovemos una invasión masiva de las capas miserables que los gobiernos revolucionarios han creado. Todo lo contrario, México debe ya derrumbar las barreras que no permiten su desarrollo y, de esa forma, los mexicanos no tengamos que abandonar nuestra tierra.

 

Salinas utilizaba una frase impactante: “We don’t want aid, we want trade.” No queremos ayuda, queremos comerciar. Ello dio vida al “milagro mexicano” de los años 90 pero luego saboteado. Si alguien analiza la historia de esa década, se dará cuenta de que México sí es capaz de crear esos milagros. Pero solamente lo podremos reactivar construyendo puentes y no murallas. Ah, también como alguien sabiamente comentaba hace días, ¡cuando ambos países procedan a deportar sus ineptos Congresos!


Pero existe una ineludible conclusión del impacto fiscal de los nuevos inmigrantes: ellos no son un costo; ¡ellos arriban con su pan bajo el brazo, trabajan y pagan!

 

• Migración

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus