DOMINGO, 27 DE NOVIEMBRE DE 2005
"¡Qué pasa Neng!"

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

J. Alberto Hernández







“Zapatero pierde popularidad y el PSOE pierde intención de voto frente al PP, mientras se vislumbra si Cataluña es parte del problema o de la solución.”


Si bien Zapatero llegó con una gran legitimidad al gobierno español, si bien representó el cambio deseado por varios años, así como un clamor popular de hartazgo frente a las políticas del PP y si bien ha cumplido varias de sus promesas, en este momento su valoración como líder y la de su partido se están desplomando.

 

Así lo revela la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de noviembre, en la cual por primera vez la ciudadanía reprueba a Zapatero, y lo más alarmante es que muestra un descenso de 3 puntos porcentuales del PSOE frente al PP en comparación con el resultado de las elecciones generales del 14 de marzo, en la que el primero obtuvo alrededor del 43% de los votos y el segundo casi el 38%. Desde entonces el PP no ha ampliado su base, pero el PSOE la va perdiendo mes con mes.

 

Aun cuando no se explica que Zapatero sea presidente sin las manifestaciones que tuvieron lugar en los años antes de las elecciones, en particular aquéllas contra la gestión de la catástrofe del petrolero Prestige, contra la guerra de Irak y los atentados de los trenes de Madrid, tampoco se explica su declive sin las manifestaciones, igualmente masivas pero con epicentro en Madrid, en contra de los matrimonios de personas del mismo sexo, contra la reforma educativa y en contra de que los archivos de Salamanca sean devueltos a Cataluña, entre otras.

 

Una explicación es que las primeras manifestaciones generaron un proceso de sendero-dependencia, y la gente estaba en espera de nuevos motivos para utilizar una herramienta eficaz contra las acciones del gobierno. Otra es que la instrumentalización del sentimiento ciudadano de un partido de oposición fue el ejemplo para el otro cuando ocupó su lugar.

 

El punto es que el PP cayó en el error de pensar que las movilizaciones ciudadanas representaban básicamente al PSOE, y este último puede estar cayendo en el mismo error, como advirtió recientemente Alberto Gallardón.

 

Cataluña es fundamental para entender el origen de los problemas del PSOE y de ZP, así como su probable solución o empeoramiento, ya que esta región tiene un peso relevante en la composición del gobierno; sin los diputados del Partido Socialista de Cataluña (PSC) y de Ezquerra Republicana, el PSOE no alcanzaría por mucho la mayoría necesaria para formar gobierno.

 

Esta fórmula parlamentaria no tendría porqué ser un problema por sí misma, pero son justamente los compromisos adquiridos por parte de ZP con algunos representantes de esta comunidad autónoma los que le están pasando factura no sólo por parte de la ciudadanía y no se diga de la oposición, sino incluso al interior de su mismo partido.

 

Por ejemplo, Zapatero se comprometió como candidato a aceptar el (nuevo) Estatut, que es una especie de constitución local, que saliera del parlamento catalán. De acuerdo con la cadena SER, su Pulsímetro de octubre indicó que el 49% de los españoles están en contra del Estatut.

 

La cuestión es que el Estatut aprobado no sólo incluye un concierto fiscal propio, a manera del que tiene en el país vasco, sino también la gestión de aeropuertos, de migración… Además, una comisión encargada de revisar el Estatut en Cataluña ha encontrado en el texto diversos elementos que van en contra de la misma Constitución.

 

Por otro lado, con el tema de la OPA hostil de Gas Natural sobre Endesa, ha salido a relucir que La Caixa, principal accionista de Gas Natural y aval financiero de la operación, le perdonó intereses de una deuda el PSC. A lo cual hay que agregar que el máximo representante del PSC en el gobierno, el ministro de Industria José Montilla, fue cuestionado en el Congreso al respecto la semana pasada. Y como no iba a ser cuestionado sobre su imparcialidad sobre la OPA al tener deudas condonadas con La Caixa, representar al PSC en el gobierno y a la Industria nacional al mismo tiempo.

 

Por si fuera poco, Zapatero se reunió con Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, días antes de que esta institución dictara un resumen sobre si el tema de la OPA debía resolverse a través de instancias españolas o europeas.

 

En síntesis, Zapatero está bajo fuego cruzado entre el PP, ERC, el PSC, el PSOE nacional, su gabinete, la iglesia, asociaciones de padres de familias e instituciones financieras y energéticas, la ciudadanía lo está notando y le está retirando parte de su apoyo. Asimismo, la derrota de Aznar, que fue su triunfo, le debe de enseñar que para cumplir con sus compromisos lo primero es ganar las siguientes elecciones, por lo tanto me pregunto, como dirían en Cataluña: ¡Qué pasa Neng!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus