VIERNES, 7 DE SEPTIEMBRE DE 2007
Reforma incompleta

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“Dos son las reformas que son indispensables para poder avanzar hacia una mayor responsabilidad pública por parte de los funcionarios electos. La primera es la reelección inmediata de los legisladores y la segunda, la conformación de ambas cámaras del Congreso de la Unión.”


Aunque algunas de las reformas electorales que se están proponiendo son bienvenidas como es el caso de reducir los tiempos y costos de las campañas electorales y otras indeseables como la de remover sin ninguna justificación a Consejeros del IFE y lo que ello implica al vulnerar la independencia y autonomía de una institución clave del Estado mexicano, en esta discusión sobre temas electorales existen muchos otros aspectos que son deseables incluir pero que no están ni siquiera bajo consideración porque vulnerarían el sistema de partidos y, más aun, reducirían significativamente el poder de los líderes partidistas. Dos son las reformas que son indispensables para poder avanzar hacia una mayor responsabilidad pública por parte de los funcionarios electos. La primera es la reelección inmediata de los legisladores y la segunda, la conformación de ambas cámaras del Congreso de la Unión.

 

Con el sistema actual, en el cual la reelección inmediata no está permitida, cada legislador en lo particular no es responsable ante sus electores por su desempeño, de forma tal que son los partidos políticos en su conjunto quienes asumen los costos y los beneficios de la labor legislativa. Esto es deseable que se modifique para que, permitiendo la reelección inmediata, cada uno de los legisladores que buscase permanecer en su cargo tendría que rendirle cuentas directamente a los electores, quienes serían los que lo ratificarían o lo sustituirían con otro candidato. Esta reforma tendría que complementarse con otra que obligara a la realización de elecciones primarias en cada distrito electoral, para el caso de los diputados y en cada estado para el caso de los senadores. Con ello, tendríamos una mayor competencia electoral y posiblemente, por que de los políticos pocas cosas buenas se pueden esperar, legisladores de mayor calidad.

 

Por otra parte está la conformación del Congreso. Con el sistema actual sin reelección y como legado histórico de la falsa democracia en la que vivió el país hasta 1997, en la Cámara de Diputados tenemos a 200 individuos que representan a nadie, pero que están allí porque los líderes de los partidos así lo decidieron. Esos requieren ser eliminados y quedarse únicamente con los 300 diputados uninominales. Peor aun es el Senado de la República, mismo que requiere una cirugía mayor. Primero, es necesario eliminar a los 32 senadores plurinominales, ya que no representan a ningún estado de la Unión; segundo, eliminar a los 32 senadores de primera minoría ya que son perdedores y no tenemos, como contribuyentes, porqué mantener a quien no pudo ganar en su contienda; y tercero, que la elección de los dos senadores por cada Estado se realice en forma individual y no por pareja tal como sucede ahora ya que de esa forma los electores podrían optar por un senador de un partido político y otro de un partido distinto en función de la persona misma y no de que partido lo está postulando.

 

Pero como estas reformas dependen de los líderes, difícilmente van a pasar. Ellos, más que nadie, no quieren perder las rentas que les da un statu quo ineficiente, aunque nosotros como ciudadanos sigamos perdiendo.

 

• Reforma electoral

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus