VIERNES, 12 DE OCTUBRE DE 2007
Tres problemas

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Isaac Katz







“La evidencia internacional es clara: mejor definición y protección de los derechos privados de propiedad, más libertad económica y menor incidencia de corrupción se traducen en mayores niveles de desarrollo económico. Mientras en México no avancemos en esa dirección, seguiremos experimentando tasas de crecimiento notoriamente mediocres.”


Según estimaciones del gobierno, el próximo año la economía mexicana podría experimentar un crecimiento de alrededor de 3.7%. Se atribuye este bajo crecimiento, en parte, a la desaceleración de la economía estadounidense y su efecto sobre las exportaciones mexicanas. Este argumento, aunque cierto, no toca los puntos torales del problema al que nos enfrentamos y que nos mantiene con un crecimiento económico mediocre. Son, en mi opinión, cuatro los aspectos centrales que explican el por qué la economía mexicana no crece a tasas más elevadas: ineficiente definición y protección de los derechos de propiedad, ausencia de una plena libertad económica para elegir y una elevada corrupción gubernamental.

 

Respecto del primero, dado que la Constitución establece que los recursos son propiedad de la Nación, resulta en que la propiedad privada en México es un derecho derivado y no, como debería ser, un derecho natural que emana del derecho que todos tenemos a la vida y a la libertad para elegir qué hacer con nuestro cuerpo, mientras en esta elección no se vulneren los derechos de terceros. En consecuencia, el riesgo expropiatorio es relativamente elevado, incluyendo en este riesgo el que se deriva de que una parte significativa de la actividad económica se realiza bajo la modalidad de las concesiones, mismas que pudiesen ser retiradas de manera arbitraria por el gobierno. Esta deficiente definición de los derechos de propiedad y el riesgo expropiatorio implícito deriva en una tasa de rendimiento exigido sobre la inversión más elevada lo que se traduce en menores flujos de inversión, nacional y extranjera, y en un menor de crecimiento económico. Esto se agrava aun más cuando no existe una garantía plena de que los derechos de propiedad serán, en todo momento y circunstancia, protegidos por un poder judicial independiente e imparcial que garantice el cumplimiento de los contratos entre las partes y proteja a los agentes privados en contra de actos de gobierno que atenten en contra de los derechos privados.

 

Respecto del segundo, México es un país en donde las diferentes leyes y reglamentos así como actos particulares del gobierno inhiben la libertad para elegir de la cual todos debemos gozar, incluyendo dónde y cuánto trabajar, qué bienes consumir y de quién adquirirlos, dónde y cuánto ahorrar, etcétera. La existencia de significativas barreras a la entrada y salida de los mercados, como son aquellas que permiten la existencia de prácticas monopólicas y las prácticas sindicales que impiden la libre elección para trabajar, reducen la libertad económica de los individuos y, en consecuencia, impiden lograr un mayor nivel de desarrollo económico.

 

En cuanto al tercero, la altísima incidencia de corrupción gubernamental, que implica que los funcionarios públicos se apropien de una parte del flujo de utilidades que generaría un proyecto privado de inversión y que se deriva de una excesiva e ineficiente regulación federal, estatal y municipal, inhiben la inversión y el crecimiento.

 

La evidencia internacional es clara: mejor definición y protección de los derechos privados de propiedad, más libertad económica y menor incidencia de corrupción se traducen en mayores niveles de desarrollo económico. Mientras en México no avancemos en esa dirección, seguiremos experimentando tasas de crecimiento notoriamente mediocres.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus