Pesos y contrapesos
Nov 6, 2007
Arturo Damm

Gobierno, ¿cuánto más?

Los gubernamentólatras, comenzando por los gobernantes, dirán que qué bueno es el aumento del gasto público, como si la condición del progreso económico fuera una mayor gasto del gobierno, algo que dista mucho de ser cierto, pudiendo inclusive ser lo contrario.

Ya sé que, en comparación con otros gobiernos, el mexicano recauda menos y que, por consecuencia, su gasto es menor, todo ello (recaudación y gasto) como porcentaje del Producto Interno Bruto, que es la producción de bienes y servicios, el PIB. Es más, éste es uno de los argumentos más socorridos para justificar cualquier intento, del gobierno, para apropiarse de una mayor tajada de los ingresos de los contribuyentes o, dicho de otra manera, para obligarlos a entregarle una mayor proporción del fruto de su trabajo. Pero no hay que confundir: una cosa es que, efectivamente, el gobierno mexicano recaude menos que, por ejemplo, el resto de los países de la OCDE, y que por ello, como proporción del PIB, su gasto sea menor, y otra que aquellos gobiernos estén en lo correcto y el mexicano en el error.

 

Una y otra vez escuchamos a nuestros políticos, del presidente Calderón para abajo, quejarse del presupuesto – “¡No nos alcanza!” -, señalando que muchas son las necesidades del país y pocos los recursos para atenderlas, lo cual, de entrada, me lleva a la siguiente pregunta: ¿es tarea del gobierno satisfacer necesidades, que nunca son del país, sino de personas? ¿Qué la tarea del gobierno no es la de garantizar los derechos a la vida, la libertad y la propiedad, algo muy distinto a satisfacer necesidades, por más que hoy se confundan los primeros – derechos -, con las segundas - necesidades -, confusión que ha dado como resultado abusos del gobierno en contra de la libertad y la propiedad de muchos de sus gobernados?

 

El hecho es que, una y otra vez, oímos a nuestros políticos quejarse del presupuesto, porque el mismo no les alcanza, pese a que, año tras año, crece, y no solamente en términos nominales, sino también en reales, ya descontada la inflación, tal y como ha sucedido en los primeros siete años del siglo XXI, tal y como sucederá también en el  octavo, el 2008, y a los números me remito. Del 2001 al 2007 el presupuesto del gobierno aumentó, en términos reales, 9.5, 1.8, 0.2, 3.4, 6.8, 4.5 y 10.7 por ciento, respectivamente. ¿En cuánto aumentará el año entrante? Suponiendo una inflación del 3.7 por ciento para el 2008 (según la proyección de los principales analistas de economía del sector privado), el aumento será, en términos reales, del 10 por ciento, con lo cual Calderón sumará dos años con incrementos en el presupuesto de por lo menos diez puntos porcentuales. Comparemos: el incremento promedio anual durante la administración foxista fue del 4.4 por ciento. De mantenerse, en lo que restará de su gobierno, la tendencia observada en los dos primeros años de su administración, Calderón terminará ejerciendo un presupuesto 80 por ciento mayor que el ejercido en el último año del foxismo.

 

De acuerdo, dirán algunos, pero las cuentas hechas en el párrafo anterior no nos dicen mucho, ya que lo que hay que hacer, para tener una idea más clara del tamaño del gobierno, es analizar su presupuesto como proporción del PIB y compararlo en distintos años. Hagámoslo. En el 2000 el presupuesto del gobierno, como proporción del PIB, fue 22.6 por ciento. Suponiendo, para el año entrante, un crecimiento del PIB del 3.1 por ciento, y una inflación de 3.7 puntos porcentuales (todo ello según los datos de la mentada encuesta), el porcentaje será de 27.7, lo cual significará un incremento, con relación al 2000, del 23 por ciento. 

 

Los gubernamentólatras, comenzando por los gobernantes, dirán que qué bueno, como si la condición del progreso económico fuera una mayor gasto del gobierno, algo que dista mucho de ser cierto, pudiendo inclusive ser lo contrario, de entrada, por la respuesta a la siguiente pregunta: independientemente del cuánto, ¿quién gasta mejor: un gobernante o un gobernado? Usted, lector, ¿qué creé?

 

Por lo pronto la pregunta que debemos hacernos es gobierno ¿cuánto más?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante