LUNES, 10 DE DICIEMBRE DE 2007
En defensa de la libertad y la propiedad

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Chávez no se dará por vencido. Su cultura comunista autoritaria le hace no estar listo para aceptar que regrese el equilibrio de poderes a Venezuela. El gorila rojo ya encontrará otra forma para imponer su fascismo sobre los venezolanos. Más vale que los venezolanos prosigan con todo el entusiasmo del mundo en defensa de la libertad y la propiedad que son la base de la prosperidad de las naciones. Si se apaciguan, no tengo la menor duda, el gorilón los aplastará.”


Definitivo, no es para emocionarse el reciente “NO” del pueblo venezolano a las reformas promovidas por Hugo Chávez. ¿Por qué aceptó su derrota el dictador? Sencillo, no perdió por el margen oficial. Según las encuestas de salida, la diferencia habría sido entre el 6 y el 7% en contra de las reformas chavistas. Segundo, pocos venezolanos salieron a votar, pues muchos antichavistas no creían que Chávez jugaría limpio. Tercero, hasta algunos de los propios correligionarios de Chávez no lo apoyaron en su totalidad. Cuarto, hay diferencias serias con algunos de sus pares militares.

 

Así las cosas, lo sucedido en Venezuela, insistimos, si no es para emocionarse, sí es una señal de que cuando la gente se une contra los dictadores, éstos se pueden empezar a tambalear. Es un resquicio de esperanza para detener el proyecto comunista de Chávez.

 

Pero Chávez no se dará por vencido. Su cultura comunista autoritaria le hace no estar listo para aceptar que regrese el equilibrio de poderes a Venezuela. El gorila rojo ya encontrará otra forma para imponer su fascismo sobre los venezolanos. Más vale que los venezolanos prosigan con todo el entusiasmo del mundo en defensa de la libertad y la propiedad que son la base de la prosperidad de las naciones. Si se apaciguan, no tengo la menor duda, el gorilón los aplastará.

 

Por lo pronto, Chávez no necesita del referéndum para seguir llevando a cabo su locura estatista. Sin un poder legislativo y judicial autónomos, lo venezolanos están desamparados contra los atropellos del gorilón. Es el costo que están pagando los venezolanos por no haber votado a favor de la libertad.

 

La libertad la podemos dividir, como lo hace el liberal Richard Pipes, en (1) libertad política, es decir, el derecho del individuo a participar en la elección de los responsables del gobierno bajo el cual vive; (2) libertad legal, es decir, el derecho tanto en relación con otros individuos como con respecto al Estado, a ser juzgados por terceras partes de acuerdo con la ley; (3) libertad económica, es decir, el derecho de usar y disponer, libremente, de los activos propios y (4) los derechos personales, es decir, el derecho del individuo a su vida y a su libertad y la facultad de hacer lo que desee siempre y cuando no infrinja los derechos de los demás.

 

Para que la libertad económica (3) sea plena, es fundamental además, definir los derechos de propiedad sobre el patrimonio y los medios de producción. Definición clara de los derechos de propiedad implica que yo particular tengo plenas facultades para poseer, usufructuar y transferir mis pertenencias, entre las que puede estar algún medio de producción. Así, estos dos valores, libertad y propiedad son torales para que las sociedades no caigan en manos de un fascista.

 

La causas por las que América Latina vive en el atraso y bajo continuas dictaduras es la total ausencia de los valores de la libertad y propiedad arriba señalados. Ahí está el origen; antes de la pobreza económica y social, la pobreza es ante todo mental.

 

En un viaje que hice a Caracas en el año de 1993 (un año después de que el gorila rojo intentara fallidamente dar un golpe de Estado), pude constatar al intercambiar ideas con venezolanos de todas las clases sociales, la profunda politización de ese pueblo, por lo menos en Caracas. Lo anterior por supuesto no es malo. Lo malo es que esta politización está basada en una educación antiliberal; está basada en la errónea concepción de que sea el Estado el que resuelva todos los males; está basada en la creencia de que los problemas económicos tienen solución mágica y que sólo un burócrata iluminado, y no las personas, los puede solucionar; está basada en la deficiente e ideologizada educación que imparte el Estado.

 

En México la situación no es distinta. Aunque ha crecido el número de mexicanos que creen en el libre mercado, hay muchos, muchos que lo desprecian, pero más por ignorancia que por convicción. Sí, son mexicanos presos de la pésima calidad educativa. Aunque tengan títulos de abogado ó médico, muchos de estos mexicanos son analfabetas funcionales. Por eso, los políticos no son la causa de nuestro atraso, sino la pésima calidad educativa basada en el estatismo y el nacionalismo a ultranza que ignora las leyes económicas esenciales.

 

La ignorancia económica y la pésima educación política de los mexicanos los hacen presa fácil para llevar al poder a un Mesías. Sí, es cierto, las pasadas elecciones mostraron también un México que no se dejó engañar, pero la amenaza sigue latente.

 

Los mexicanos somos rehenes de un sistema educativo socialista y mercantilista que deriva en la formación de políticos también, claro, socialistas y mercantilistas. En este contexto, los ciudadanos estamos en segundo lugar; antes están los partidos y los buscadores de rentas.

 

Para muestra un botón. Ya la partidocracia prohibió a cualquier ciudadano que se agrupe para denunciar y exponer en los medios electrónicos las malas propuestas económicas de los políticos. Esto es una vil violación a la libertad de expresión. Ya el Consejo Coordinador Empresarial trató de ampararse contra esta medida, pero un juez la desechó inmediatamente. La salida, como siempre, nada se puede hacer ante un cambio constitucional hecho por los políticos. Vaya manera que tienen los políticos de jodernos a los mexicanos. Más vale que además del CCE, otras organizaciones y agrupaciones de particulares luchen, por la vía legal, para evitar este ataque atroz a la libertad de los mexicanos. Cuidado México, por que esta es la vía para que tengamos a nuestro “Hugo Chávez.” Ya de por sí el nefasto sistema educativo mexicano es formador de mercantilistas y socialistas, lo que facilita el ascenso de un fascista al poder. A esta amenaza se agrega el nuevo ataque de los políticos a las libertades de expresión.

 

Es de vital importancia que México retome los valores liberales, pero aquellos que ven a la libertad y a la propiedad privada sobre el patrimonio y los medios de producción como sagradas. No ese “liberalismo” anticlerical a ultranza, ese “liberalismo” que cree que es el Estado el que debe ser dueño de los recursos naturales, ese “liberalismo” que cree que es el Estado autoritario el que debe estar por encima de los ciudadanos, ese “liberalismo” que en realidad no es más que fascismo estalinista.

 

La esperanza son los mexicanos jóvenes, que a diferencia de los mexicanos viejos, pueden escapar mediante la tecnología de la dictadura estatal de ideas, de los dogmas gubernamentales. Sin embargo, insistimos, es necesario no ceder ni un ápice al derecho a la libertad de expresión. De cualquier modo, aunque los políticos consumen su golpe contra la libertad de expresión, la super red de la información que es Internet puede ser el arma más poderosa contra los fascistas. No lo olviden señores políticos, hoy la tecnología nos libera de sus pasiones fascistoides. De cualquier manera, es de vital importancia “cerrar” esa nefasta fábrica de mercantilistas, socialistas y guerrilleros, es de vital importancia cambiar la educación que reciben los mexicanos. En Asuntos Capitales ya empezamos.

• Libertad expresión

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus