LUNES, 25 DE FEBRERO DE 2008
La libertad económica en México y en el mundo en 2008

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Lecumberri







“La buena noticia es que no hemos empeorado, pero la mala es que tampoco hemos mejorado.”


Hace unos días, The Heritage Foundation y The Wall Street Journal publicaron en forma conjunta el Índice de Libertad Económica 2008. Este trabajo documenta el progreso económico de los países a través de la medición del grado de libertad económica de 162 países.

 

La importancia de la libertad económica, entendida ésta como el derecho natural del individuo de poseer el valor y la propiedad de lo que crea, presenta actualmente graves riesgos que precisan de ser eliminados. Las personas anhelan la liberalización de la pobreza, y ésta se logra a través de la obtención de su libre voluntad o albedrío sobre cada una de sus acciones. Sin embargo, las mayores presiones hacia una mayor intervención gubernamental se vuelven cada vez más frecuentes en nuestros días, representando una amenaza grave a la libertad económica y a la prosperidad de las personas, de ahí la importancia de dicho trabajo de investigación. El Índice de Libertad Económica muestra una fuerte relación entre el nivel de libertad y el nivel de prosperidad.

 

La libertad económica habla sobre la gente. Cada día, en todo el mundo, las personas deciden qué actividades realizarán a lo largo del día para sustentar económicamente a sus familias y hacer realidad sus sueños. Estos sueños pueden ser tan simples como la obtención de alimentos y un lugar donde vivir para sus familias. O bien puede ser algo mucho más extravagante, como un viaje alrededor del mundo. Lo importante es que algunos gobiernos facilitan mucho más la concreción de estos objetivos que otros. En un país económicamente libre, las personas cuentan con mayor capacidad para determinar sus aptitudes naturales, comprender cuál es la mejor manera de utilizarlas y concentrarse en lo que desean emprender. No ocurre lo mismo en un país económicamente controlado. En este caso, la gente lucha constantemente contra obstáculos, como la corrupción, el laberinto burocrático, las regulaciones o el estado de aislamiento de las oportunidades existentes en otras partes del mundo. Al tener que enfrentar enormes costos en cuanto a tiempo, dinero y esfuerzo para superar estos obstáculos, algunos empresarios simplemente se rendirán indignados. Esto no sólo trunca los sueños de los empresarios, sino que también elimina toda esperanza para los empleos que dichos empresarios podrían generar.

 

El Índice de Libertad Económica 2008 califica a los países de acuerdo con los diez factores que más influyen en el desarrollo económico: (1) Libertad en los Negocios, (2) Libertad Comercial, (3) Libertad Fiscal, (4) Tamaño del Gobierno, (5) Libertad Monetaria, (6) Libertad en la Inversión, (7) Libertad en el Sistema Financiero, (8) Derechos de Propiedad, (9) Libertad de Corrupción y (10) Libertad Laboral. La calificación final es un promedio de los puntajes –que van de 0 a 100– de los diez factores. Según el Índice de Libertad Económica, a través del análisis de estas variables pueden detectarse las regulaciones que benefician o afectan, directa o indirectamente, a los mercados locales.

 

La Libertad en los Negocios.- Es un indicador de mide qué tan libres son los empresarios para iniciar un negocio, de la facilidad para obtener licencias así como de la facilidad para cerrar los mismos. Impedimentos a cualquiera de estos tres componentes disuaden la actividad empresarial y la creación de trabajos.

 

Libertad Comercial.- Los aranceles son los primeros obstáculos al libre comercio, sin embargo, las barreras adicionales tales como las cuotas y retrasos en materia burocrática son también impedimentos significativos.

 

Libertad Fiscal.- Es una medida de la carga impositiva del gobierno por el lado de sus ingresos. Incluye la carga fiscal en términos de la tasa máxima sobre ingresos (individual y corporativo) así como del monto de los ingresos fiscales como porcentaje del PIB.

 

Tamaño del Gobierno.- Es definido como la inclusión o intervención del gobierno en la economía medido a través de todos los gastos del gobierno (consumo y transferencias) así como las empresas públicas. Este factor evalúa el uso directo de recursos escasos para los objetivos del Gobierno y el control gubernamental de esos recursos por medio de su posesión, es decir, mientras más alta sea la tasa de consumo del Gobierno (como porcentaje del PIB), mayores son los recursos que el Gobierno retira del mercado privado o libre.

 

Libertad Monetaria.- Combina medidas de estabilidad de precios y la valoración sobre los controles de precios. Tanto la inflación como los controles de precios distorsionan la actividad económica y de mercado. La estabilidad en precios sin intervenciones es el estado ideal del mercado libre.

 

Libertad en la Inversión.- Se refiere a la valoración sobre la libertad de los flujos de capital, especialmente sobre los capitales extranjeros.

 

Libertad en el Sistema Financiero.- Es una medida sobre la seguridad bancaria así como de su independencia sobre el control del gobierno. Bancos nacionalizados así como instituciones financieras adicionales como aseguradoras y los mercados de capitales representan una carga ineficiente.

 

Derechos de Propiedad.- Es la valoración sobre la habilidad de los individuos para acumular propiedad privada a través de leyes claras garantizadas por el Estado.

 

Libertad de Corrupción.- Está basada en datos cuantitativos y evaluaciones sobre la percepción de corrupción en el ambiente de negocios, incluyendo niveles de corrupción gubernamental en las áreas administrativa, legal y judicial.

 

Libertad Laboral.- Está compuesta por la libertad de los trabajadores y hombres de negocios de interactuar sin la restricción del Estado.

 

En la reciente versión del Índice de Libertad Económica, se observa que las economías menos libres, como Corea del Norte, Cuba y Zimbabwe, están entre las más pobres y menos dinámicas del escenario global. En cambio, en este año, como en los trece anteriores, Hong Kong es el país que encabeza la lista de los más libres del mundo, con una calificación de 90.3, un punto más que el año pasado. Le siguen Singapur (87.4), Irlanda (82.4) y Australia (82.0), siendo éstas, economías muy integradas a la economía global, permanentemente mejorando su estructura económica, instituciones y políticas públicas y son de las más estables respecto al ciclo internacional. De las 20 economías más libres del mundo, 10 están en Europa, cinco en Asia-Pacífico y tres en el Continente Americano (Estados Unidos, Canadá y Chile). De hecho, Chile es el número ocho de la lista con 79.8, habiendo escalado tres posiciones respecto al año anterior, lo que la hace la economía más libre de América Latina y la tercera de todo el continente americano.

 

Adicionalmente, el Índice de Libertad Económica 2008 divide a los países en cinco grupos o quintiles iguales: Libres (entre 80-100 puntos), Mayormente libres (70-79.9), Moderadamente libres (60-69.9), Mayormente no-libres (50-59.9) y Reprimidos (0-49.9). Así, el primer grupo -que comprende los que son económicamente más libres- tiene un ingreso per cápita de 28,217 dólares al año en promedio, mientras que el segundo es de 13,848 dólares, el tercero 8,038 y los dos últimos rondan los 3,790 y 4,205 dólares. Esto significa que los grupos con mayor libertad económica tienen mayores niveles de ingresos por persona. Por otra parte, la tasa promedio de desempleo en el primer grupo es de 5.9%, mientras que en el último grupo es de 19.6%. Del mismo modo, la inflación es mucho menor en los países más libres: 2.9% en promedio en el primer quintil, comparada con 44% en el último.

 

Respecto a México, su economía es clasificada dentro del grupo correspondientes a “moderadamente libres” con una calificación de 66.4 puntos, es decir, 66.4 por ciento libre, una marginal variación positiva de 0.1 puntos porcentuales respecto al año anterior, lo que le da el lugar 44 de la clasificación general. Adicionalmente, México está ligeramente por arriba de la calificación promedio de la región latinoamericana (61.6%) así como de la calificación promedio del mundo (60.3%). De acuerdo al Índice de Libertad Fiscal 2008, nuestro país goza de altos niveles de libertad en los negocios (82.6%), libertad fiscal (83.4%), libertad comercial (79%), tamaño de gobierno (83.7%), derechos de propiedad (50%), libertad monetaria (77.7%) y libertad laboral (64.3%).

 

El clima de negocios es positivo y mejora, las operaciones comerciales son más dinámicas y la formación de negocios es eficiente. Impuestos sobre los ingresos y ganancias corporativas son moderados. Los gastos del gobierno son relativamente bajos. Las flexibles regulaciones laborales contribuyen a un mercado de empleo elástico sin distorsiones reguladoras importantes. Por otra parte, la libertad de corrupción es débil (33%) y es la única variable por debajo del promedio mundial. La inversión extranjera es disuadida en muchos sectores por requisitos de licencias especiales, aunque que el gobierno está trabajando en regulaciones comerciales más eficientes para hacer atractivas dichas inversiones. Un sistema judicial débil produce bajas resoluciones de casos y fomenta la corrupción.

 

De manera resumida, todo país que posee un mayor y más sólido compromiso con la libertad económica goza de una calidad de vida superior. Después de todo, la riqueza proviene de las acciones de la gente, no del accionar del gobierno, y cuanto más libres sean las personas para dirigir sus esfuerzos en las áreas en las que son más productivas, mayor será la creación de riqueza.

 

El Índice de Libertad Económica demuestra que la libertad económica es crucial para el desarrollo en un mercado global integrado. Si un país desea mantener su competitividad y reaccionar positivamente a los constantes cambios de la economía global, el compromiso con la apertura de los mercados es fundamental. Los mercados reprimidos crean condiciones rígidas que condenan a los países a quedarse rezagados en cuanto a las innovaciones producidas en cualquier otro lado.

 

Nuestro país no es la excepción en cuanto a los retos que representa la libertad económica, sin embargo, a pesar de que México es clasificado como una economía “moderadamente libre”, nos hemos estancado en el mismo nivel de libertad económica por lo menos desde los últimos cinco años. La buena noticia es que no hemos empeorado, pero la mala es que tampoco hemos mejorado. Hemos permanecido “estáticos”, cuando otras economías continúan mejorando a grandes pasos a través de grandes reformas liberalizadoras de mercado, cuando nosotros seguimos debatiendo, por ejemplo, si seguimos como Corea del Norte (último lugar del índice de libertad), cerrados a la inversión privada en el sector energético, o si es necesario modificar la Constitución para permitir el capital y la inversión privada en el sector, entre otras cosas.

• Libertad económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus