LUNES, 3 DE MARZO DE 2008
El mentiroso y sus promotores

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“El mayor peligro no ha sido la existencia de un mentiroso contumaz en la vida pública, sino la complacencia con que se le han dado micrófonos, escenarios y relevancia a sus mentiras.”


No pueden alegar ignorancia. En el pasado, como escribió Jean Francois Revel, la ignorancia fue el mayor enemigo de la civilización. Hoy, en cambio, el mayor enemigo es la mentira, ya sea burda, ya sea elaborada a través de la ideología y de la propaganda.

 

En la sociedad global del conocimiento -y de la información que no debe ser otra cosa que la diseminación del conocimiento- la mayor tragedia del ser humano no es la incapacidad de distinguir entre lo verdadero y lo falso, sino la proclividad a complacerse en la mentira, sea porque la mentira nos resulte útil para conseguir parcelas de poder, sea porque la mentira nos tranquiliza, sea porque la mentira satisface nuestra pereza mental, sea porque la mentira nos divierte y parece un medio fácil de allegarse simpatías.

 

Demagogos aficionados a mentir siempre han existido, pero en sociedades básicamente sanas, que no han renunciado a regirse por el apego a la verdad, tales demagogos no llegan muy lejos. En cambio, tienen éxito cuando se desenvuelven en un medio que se solaza en la mentira.

 

Tal ha sido el caso de Andrés López Obrador. El peligro para México no ha sido él, sino la complacencia con la que medios de comunicación, políticos, analistas y negociantes le han dado categoría de información atendible a sus mentiras y han cedido a sus reclamos de “espacios” en el mundo de la información y el análisis.

 

Para cierto sector del PRI nostálgico, por ejemplo, las mentiras y desplantes de López han sido particularmente útiles. López ha sido su mejor aliado al dejarles todo el espacio de negociación con el gobierno, en la misma medida que ha enajenado el discurso del PRD y de ese amasijo de prejuicios que algunos denominan “izquierda”.

 

Hoy ha quedado claro el acierto de “El Economista” que se rehusó a seguir el juego de las imposturas cuando el demagogo exigió –usando mentiras tan aberrantes como proclamarse “presidente de México”– que los medios se pusieran a su disposición. Muchos otros, presurosos, le regalaron generosos espacios sólo para decirse sorprendidos, después, porque el mentiroso contumaz aprovechó la oportunidad para seguir mintiendo.

• Periodismo barato

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus