MARTES, 22 DE ABRIL DE 2008
¿Tú comprarías los bonos ciudadanos de Pemex?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Juan Domínguez







“Mucho se ha escrito y escandalizado con el asunto de los bonos ciudadano de Pemex, que el gobierno propone para capitalizar a la empresa y darle a la población acceso directo a los beneficios de la empresa y por último servir como valores formadores de mercado para las entidades financieras. ¿Tú comprarías los bonos ciudadanos de Pemex?”


Mucho se ha escrito y escandalizado con el asunto de los bonos ciudadano de PEMEX, que el gobierno propone para capitalizar a la empresa y darle a la población acceso directo a los beneficios de la empresa y por último servir como valores formadores de mercado para las entidades financieras. Todos ellos son buenos propósitos y es innegable que hay a quien le gusta la idea de nacionalizar PEMEX de a de veras con estos bonos en manos de los mexicanos, pero también es un problema para los seguidores del “legítimo” que critican la privatización de PEMEX y en este caso la privatización ocurre porque intervienen los bancos y la bolsa, los demonios financieros como intermediarios.

 

Pero la pregunta de un amigo fue lo que me hizo pensar las cosas de otra manera, ¿y tú comprarías esos bonos sociales de PEMEX? A lo que caben múltiples respuestas, pero todas en un solo sentido: definitivamente no.

 

Primero, veamos la situación de la empresa, siguiendo las famosas reglas del oráculo de Omaha y hombre más rico del mundo Warren Buffet. ¿Es una empresa rentable? y la respuesta es no, tiene una estructura de costos altísima, es muy ineficiente en su producción, ofrece un producto de mala calidad (crudo pesado), escasas reservas probadas, grandes presiones por el fondo de jubilación, escasos activos, alta deuda.

 

¿Tiene un desempeño sobresaliente en su mercado? Definitivamente no, usando el propio diagnostico de la Secretaria de energía, nos queda claro que no es competitiva en la situación actual, pues pasó en unos cuanto años del número 6 del mundo al número 11; sus costos de extracción son muy altos respecto a regiones comparables y para colmo está descapitalizada tecnológicamente, en reservas y en patrimonio.

 

¿Está bien administrada? Por supuesto que no, es una empresa estatal manejada por un sindicato corrupto, por un burocracia anquilosada, su director general no tiene poder real y su consejo de administración está compuesto por burócratas y el sindicato, hay accidentes por todos lados, sus empleados roban, sus franquiciatarios roban, sus contratistas roban y el gobierno le impone cargas fiscales superiores al 50% de sus utilidades.

 

Resultado, la empresa no tiene viabilidad, por ello el gobierno quiere cambiar las condiciones de funcionamiento, pero por la situación política del país el propio Presidente declaró que sus reformas son las políticamente posibles no las que él hubiera deseado, por tanto su viabilidad sigue siendo limitada.


Vamos a las características del bono, que se establecen en los documentos enviados al Senado por la administración actual:

 

1.      Son Títulos de crédito con una contraprestación no determinada de ante mano.

2.      No otorgan derechos patrimoniales ni corporativos.

3.      Podrán ser adquiridos sólo por mexicanos a través de diversos fondos de inversión o siefores.

4.      Su rendimiento estará asociado a rendimiento económico y desempeño no a tasa determinada.

5.      Habrá un límite a la teneduría para evitar acaparamiento.

  1. Los tenedores tendrán un solo representante, el comisionado de Vigilancia, sin voz ni voto en el consejo de administración.

 

Frente a los inversionistas actuales en deuda de PEMEX, que tiene un rendimiento determinado de antemano, una calificación de la deuda igual a la deuda soberana, es decir las garantías son de primera y gozan de un excelente producto financiero para invertir.

 

Por tanto la única ventaja que ofrece este nuevo instrumento es que uno puede entrar al mercado con una cuota mínima, pero enfrenta un probable mayor riesgo y nadie garantiza que las reformas propuestas hagan que PEMEX sea más eficiente. Así que si este es el gran beneficio de la reforma para que la población tenga mayores beneficios porque “la nación sea propietaria de la empresa”, la verdad es que sigo prefiriendo que haya competencia y muchas empresas invirtiendo en petróleo, pagando impuestos y derechos por la extracción, que comprar una empresa pública por medio de bonos que no puede ser privatizable, no por lo que establece nuestra Constitución, sino porque no hay quien pueda estar interesado en comprarla como inversión, ya que a todas luces el riesgo es alto y las utilidades magras, cuando el ideal en el mercado es lo contrario: bajo riesgo y alta rentabilidad. Esto ya se hizo en Rusia, se permite en China o incluso en Cuba, pero no en México donde el tufo del rancio nacionalismo no suena más a política sino a meros intereses personales.

• Petróleo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus