LUNES, 2 DE JUNIO DE 2008
La redistribución del ingreso vs la creación de riqueza

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Lecumberri







“Los gobiernos no tienen nada que dar a nadie, a menos que antes lo hayan tomado de alguien y un gobierno que es lo suficientemente grande para darle todo a todos, es lo suficientemente grande como para quitarle todo a todos.”


El plan de apoyo a la economía familiar anunciado por el Presidente Felipe Calderón es una buena noticia, en cuanto a que se eliminarán los impuestos a la importación de varios alimentos como trigo, arroz, maíz blanco y maíz amarillo, frijol y demás, como sorgo y soya. Esto es un punto a favor hacia la mayor liberalización y apertura comercial que nuestro país necesita. Sin embargo, es particularmente curioso que por el otro lado este tipo de acciones confirman que lo que en algún tiempo el gobierno pensó que era lo mejor (limitar las importaciones de éstos y muchos otros más productos para favorecer a los productores nacionales) ahora sea parte de los orígenes y las causas del problema que ahora quieren resolver, ahora sí, a favor de los consumidores.

 

Sin embargo, la otra parte del plan de Calderón no es igual de favorable, sino todo lo contrario, ya que incluyó “apoyos a los pequeños productores”, “tecnificación del campo” y similares así como apoyos y transferencias de recursos para “complementar el gasto en alimentos de las familias más necesitadas”. Este tipo de acciones de: a) creer que en nuestro país hay productores que necesitan recibir tratamientos especiales por parte del gobierno, y 2) que el gobierno debe de ejercer una política redistributiva del ingreso para cuidar de los pobres, no son nada nuevo y hace que el futuro del país en materia de generación de riqueza y disminución de la pobreza presenten resultados no muy diferentes a los actualmente vistos.

 

Y esto es así porque el gobierno siempre ha creído que es mejor redistribuir que crear riqueza. Hay que recordar que los gobiernos no tienen nada que dar a nadie, a menos que antes lo hayan tomado de alguien y un gobierno que es lo suficientemente grande para darle todo a todos, es lo suficientemente grande como para quitarle todo a todos. Es una realidad que los gobiernos obtienen sus ingresos por medio de los impuestos, eso es fácil de saber, pero lo que se ignora es que cuando un gobierno le da algo a alguien, ese algo le ha sido quitado a otro.

 

Este tipo de acciones coloca a estos gobiernos como distribuidores de recursos, no creadores de riqueza, sino simples distribuidores: retiran por la fuerza recursos de los ciudadanos para regresarlos a los ciudadanos, y no en el mismo monto, de ahí que cuando un gobierno quiere dar más obligadamente tiene que retirar más, y siempre más de lo que devuelve, debido al gasto administrativo y el costo de la burocracia que se encargó de esa distribución de los recursos. No hay que perder de vista que en esta situación no hay creación de riqueza, los recursos permanecen igual que antes; lo único que se ha alterado es la distribución de esos recursos. El tamaño del pastel sigue igual, pero las rebanadas se han repartido según la voluntad del gobierno. El problema se agrava aún más cuando surgen grupos que se organizan para buscar una mayor rebanada argumentando que su actividad es más importante que la de otros, logrando así una mayor porción de rebanada a costa de otras menores para los demás.

 

El último documento de distribución del pago de impuestos y recepción del gasto público por deciles de hogares y personas publicado por el Gobierno Federal a través de SHCP para el año 2006, confirma lo dicho anteriormente. En este documento el gobierno mexicano reafirma su compromiso de una política fiscal orientada a mejorar herramientas sobre la distribución del ingreso y el bienestar de la población a través de las transferencias de recursos que se dan a través del pago de impuestos y de programas de gasto público, los cuales inciden de manera directa sobre el nivel del ingreso y del gasto de los hogares.

 

Así, a través de la medición de la distribución del ingreso ex ante y ex post de la política fiscal en el 2006 (último periodo del cual se tiene el estudio), el primer decil eleva su participación de 1.72% a 2.47% del porcentaje total de ingresos, a su vez el efecto redistributivo decrece conforme aumenta el nivel de ingreso. Por lo que de manera conjunta, el efecto redistributivo total que genera la política fiscal en nuestro país revela que son los deciles de mayores ingresos quienes contribuyen en una mayor proporción a la recaudación y quienes se benefician, en términos relativos, menos del gasto social.

 

Una vez más, la terquedad de los gobiernos de creer que la solución a la desigualdad de ingresos en el país junto con la pobreza se combaten con medidas redistributivas. En lugar de eso, la verdadera solución a esta problemática se logra con el incremento de la capacidad productiva de las personas, y de la cual, las autoridades deben de contribuir con la creación de condiciones económicas, políticas y legales estables, promotoras de la inversión. Sólo de ésta manera, la riqueza crecerá, el pastel será más grande y los pobres remediarán su situación actual.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus