JUEVES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2008
Historia de dos implantes

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Fernando Cota







“No se puede esperar libertad cuando uno se somete servilmente ante aquellos que buscan aplastarla.”


Curiosa y significativa la polémica suscitada estos días en España. Resulta que la famosa discoteca Pachá estaba organizando un sorteo en la que la ganadora obtendría una operación de aumento de pecho como premio.

 

La operación valuada en 4,500 euros no tardó en convertirse en el objetivo de las críticas de los progres ibéricos. Comentarios iracundos y amenazas fueron vertidas en lo que no dejaba de ser un acuerdo voluntario donde todas las partes ganan: la discoteca en publicidad, el médico en trabajo y la afortunada ganadora en aumento de tallas.

 

El diario conservador El Mundo señala que pese a no existir ley que lo prohíba sindicatos y consumidores rechazan rotundamente la celebración de este tipo de sorteo. Como si el objetivo de los sindicatos fuera pronunciarse sobre sorteos u operaciones estéticas. O como si “los consumidores” no fuéramos todos los integrantes de la sociedad sino un par de grupos de presión dedicados a la defensa del intervencionismo, es decir, dedicados a torpedear a libertad de los consumidores.

 

Tampoco han faltado las feministas para quienes una mujer no debe tener derecho a cometer semejantes actos. Tal es el caso de la catedrática de la UV, Manuela Martínez, para quien no es tolerable querer verse mejor y que reclama una mayor actuación de los comités éticos, es decir, comisiones dedicadas a decidir quién se puede operar y quién no. ¿No deberían defender las feministas del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo en lugar de estar haciendo todo lo contrario?

 

Destacado fue el caso de una tal Celia Ortega, Directora General de la Mujer de Valencia, quien ha amenazado a la discoteca con recurrir a instancias judiciales de celebrarse el sorteo. Asimismo el Ministro de Sanidad ha abierto un expediente a Pachá a la vez que anuncia la toma de medidas para prohibirlo. Muchos han sido los doctores quienes han condenado la frivolización de la salud y exigido la prohibición del concurso como si el hecho de haber estudiado medicina les otorgara algún derecho sobre los cuerpos de los demás. Me pregunto si, siguiendo semejante regla, a los que estudiamos economía nos toca decidir cómo tiene que gastarse la gente su ingreso.

 

Desafortunadamente todas las sociedades tienen personajes como éstas, para quienes la libertad individual, los acuerdos voluntarios y la propiedad sobre el cuerpo de uno no significan nada. Son personajes socialistas que buscan imponernos su previa concepción de cómo debemos vivir la vida con el objetivo de salvarnos de nosotros mismos y de mantener la corrección política.

 

En cualquier caso, los gerentes de la discoteca acabaron cediendo ante tanta presión y decidieron cancelar el concurso. Puede resultar comprensible que ante semejante embate liberticida los organizadores no vieran otra salida que la de retirarse. Lo que no resulta comprensible es que además pidieran disculpas a todos aquellos que se dedicaron a atacar el sorteo. Pachá ha tenido lo que se merece, no puede esperar libertad cuando uno se somete servilmente ante aquellos que buscan aplastarla.

• Liberalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus