El Econoclasta
Dic 19, 2008
Isaac Katz

Cómo equivocarse

El desprecio por la libertad que tienen nuestros políticos deriva en que siempre creen que con una nueva ley o un nuevo reglamento que limita aun más la libertad, van a resolver los problemas. Tres ejemplos de entre miles...

Politics is the art of looking for trouble, finding it, misdiagnosing it, and then misapplying the wrong remedies”. Groucho Marx

 

Nuestros políticos se ajustan casi a la perfección a esta célebre frase de uno de los filósofos más simpáticos del siglo XX. Mucho de lo que hacen, cuando vemos la labor legislativa y regulatoria, es aplicar remedios incorrectos para tratar de solucionar algún problema y el resultado, casi invariablemente, es introducir distorsiones adicionales que en lugar de arreglarlo lo agravan. El problema con los políticos es que no creen en la libertad individual y, consecuentemente, tampoco creen que el mercado, bajo un arreglo institucional de competencia, sea el mecanismo más eficiente para resolver los problemas que van surgiendo en la economía. Este desprecio por la libertad deriva en que siempre creen que con una nueva ley o un nuevo reglamento que limita aun más la libertad, van a resolver los problemas. Tres ejemplos de entre miles.

 

PEMEX, quitando el valor de las reservas de petróleo y el gas en el subsuelo y considerando el valor presente de las pensiones a sus trabajadores, está quebrada; Cantarell se está agotando, Chicontepec es muy caro de explotar y las ramas de refinación y petroquímica de este organismo son las más ineficientes de todo el mundo. Siendo que la solución más eficiente es abrir el mercado de hidrocarburos al sector privado en todas sus ramas los legisladores, envueltos en la bandera nacional, deciden fortalecer el monopolio dándole más recursos para que el sindicato se los apropie y lo que sobre se derroche. ¡Genial!

 

Las Siefores sufren una minusvalía porque subieron las tasas de interés de los valores gubernamentales (en donde están invertidos alrededor del 65% de los fondos) además de una caída en los mercados accionarios y los legisladores, sin tener un mínimo conocimiento de la historia económica, en lugar de generar condiciones de mayor competencia y menores costos regulatorios, ponen un tope a las comisiones que las afores pueden cobrar. Los controles de precios o de tasas, ya se sabe, siempre terminan por dañar a los consumidores o ahorradores. ¡Viva el populismo!

 

Hay un grave problema de obesidad y diabetes que se deriva de que la dieta del mexicano está repleta de alimentos con alto contenido graso y de que la población tiene una vida sedentaria. La solución que se propone es poner un impuesto antiobesidad a los alimentos “chatarra” o inclusive prohibir su venta. ¡Qué estupidez!

 

Marx (el bueno) tenía toda la razón.

• Populismo


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• Estado obeso (I)
Arturo Damm
• Oferta y demanda agregadas
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social