Ideas al vuelo
Dic 22, 2008
Ricardo Medina

¿Inyectar liquidez es inyectar confianza?

Ben Bernanke y la Reserva Federal probablemente tienen razón y mis recientes críticas a la insólita tasa de interés cero, o tendiente a cero, habrían pecado de injustas.

La respuesta podría ser sí. En ese sentido Ben Bernanke y la Reserva Federal probablemente tienen razón y mis recientes críticas a la insólita tasa de interés cero, o tendiente a cero, habrían pecado de injustas.

 

La teoría monetaria cuantitativa, aun en su versión más simple, parte de la constatación de un fenómeno cierto: el valor de la moneda es una función del número existente de unidades monetarias entre la riqueza disponible o susceptible de ser adquirida, de donde se deriva que a mayor cantidad de moneda frente a un volumen estable o declinante de riqueza la moneda tenderá a disminuir de valor (poder adquisitivo) mientras los precios nominales de los bienes aumentan (inflación); este análisis se hace más preciso si introducimos la variable de la velocidad del dinero: la frecuencia con la que esas unidades monetarias cambian de manos.

 

Se dice que la velocidad (en realidad: frecuencia de cambio) del dinero es inversamente proporcional a la propensión a mantener liquidez. A su vez, la propensión a la liquidez es inversamente proporcional a la confianza de los agentes económicos. A mayor desconfianza, mayor propensión a la liquidez… y mayor parálisis de la actividad económica.

 

En este sentido, Charles Goodhart, profesor de la London School of Economics, definió en su obra: Money, Information and Uncertainty (1975) otra función clave del dinero que se agrega a las ya señaladas por Keynes (unidad de cuenta, medio de cambio y almacén de valor) que es la de generador de confianza, especialmente en un entorno, como el actual, de crisis de confianza. Escribió Goodhart: “Money is a device for mitigating uncertaintyque me atrevo a traducir como: “El dinero es una estratagema para aliviar la incertidumbre”. ¿Cuál incertidumbre? La que se refiere al crédito de los demás. Crédito es la confianza que inspiran: ¿Pagarán? Esta incertidumbre paralizante se mitiga cuando se recurre al dinero líquido que no es una deuda de alguien específico, sino una “deuda del sistema”, la que menos desconfianza genera; los dólares en efectivo son la tarjeta de crédito de quienes no tienen crédito, y es crédito aceptado universalmente. Vistas así las cosas, la estrategia de la Reserva Federal tiene lógica. ¿Funcionará?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...