LUNES, 29 DE DICIEMBRE DE 2008
Equivocaciones

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“¿Por qué nuestros legisladores no saben historia?”


La semana pasada mencioné tres ejemplos sobre cómo desprecia la clase política a la libertad de elección que deben tener los individuos y empresas en mercados competitivos, así como  su desconocimiento de los principios básicos de teoría económica: la reforma de PEMEX, la modificación a la ley del SAR que impone topes a las comisiones que pueden cobrar las afores y la intención, realmente estúpida, de poner un impuesto a la comida “chatarra” o inclusive de prohibir su venta. He aquí otras cinco para cerrar el año.

 

Se considera, por alguna extraña razón, que importar gasolina pone en peligro la soberanía nacional. Si esto efectivamente fuese así, la medida correcta hubiese sido aumentar el precio interno del combustible para inducir a los consumidores a reducir la cantidad demandada. El gobierno, por el contrario, ajustándose a la frase de Marx, decide subsidiarlo.


En el mundo hay un exceso de capacidad instalada para la refinación de petróleo. Siguiendo con esa tontería de que las importaciones de este bien atentan en contra de la soberanía nacional, el gobierno decide invertir en una nueva refinería sin siquiera tomar en cuenta que de todas las áreas de PEMEX la de refinación es la más ineficiente; es tan ineficiente, que es la peor en todo el mundo. ¡Qué manera de derrochar la riqueza petrolera!

 

Los legisladores la emprenden en contra de los bancos porque aumentaron las tasas de interés en tarjetas de crédito. Haciendo un pésimo diagnóstico de por qué pasó esto (restricción de liquidez y aumento del riesgo de no pago), proponen que se modifique la ley del Banco de México para que sea este organismo el que fije las tasas máximas de interés. El resultado de tal medida sería obviamente una contracción del crédito, afectando particularmente a los individuos de menores ingresos.

 

Estos mismos legisladores, con un absoluto desconocimiento de teoría económica, quieren también modificar la Constitución y la ley del Banco de México para que este organismo, además de tener como objetivo la estabilidad de precios, también promueva el crecimiento económico. Si supiesen algo de teoría y de historia, sabrían que la manera más eficiente por la cual el banco central promueve el crecimiento es manteniendo la estabilidad de precios; una política expansiva no lo promueve y sí se pierde el control de la inflación.

 

Se quiere lograr una mejora en la calidad educativa y todo el trabajo se le deja al sindicato, cuyos maestros ni siquiera saben las materias que enseñan; tal de vez ese es el origen de por qué nuestros legisladores no saben historia.

 

¡Feliz año!

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus