JUEVES, 6 DE AGOSTO DE 2009
¡35 pesos!

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Arturo Damm







“Es el precio de una tasa de café americano en cualquiera de las cafeterías que operan en la sala de espera del aeropuerto de Cancún. ¿Cómo es posible que a los administradores de alguno de estos establecimientos no se les haya ocurrido bajar el precio y así le ganarían clientela a la competencia (en beneficio de ellos y de los consumidores)? ¿Cómo es posible?”


Ese, ¡¡¡35 pesos!!!, es el precio de una tasa de café americano en cualquiera de las cafeterías (por lo menos tres) que operan en la sala de espera del aeropuerto de Cancún. ¿Cómo es posible que a los administradores de alguno de estos establecimientos no se les haya ocurrido ofrecer la tasa de café americano a treinta, veinticinco o veinte pesos, precios a los cuales seguirían obteniendo una ganancia (en Starbucks, cafetería cara, la misma cantidad de café americano tiene un precio de 19 pesos), y le ganarían clientela a la competencia (en beneficio de ellos y de los consumidores)? ¿Cómo es posible? Muy sencillo: aunque los establecimientos son distintos, no hay competencia entre ellos, porque todos ellos pertenecen a la misma corporación, la dueña de las franquicias Domino’s, Burger King y TGI Friday’s que operan en la sala de espera del aeropuerto de Cancún.

 

Quienes aguardamos en la mentada sala, como consumidores de café, en materia de precio y calidad no tenemos más que una opción, de tal manera que nuestra libertad se ve limitada a la decisión – sí o no compramos una tasa de café -, sin posibilidad de elección – entre éste o aquel oferente, dependiendo de cuál ofrezca a menor precio y/o mayor calidad -. Dicho de otra manera: en la sala de espera del aeropuerto de Cancún opera, en materia de oferta de café, un monopolio, lo cual no deja de llamar la atención, ya que, tal y como lo señala el artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el país “… quedan prohibidos los monopolios, (y) las prácticas monopólicas…”, de tal manera que “… la ley castigará severamente, y las autoridades perseguirán con eficacia…” a los monopolios y a las prácticas monopólicas, algo que, al menos en la sala de espera del aeropuerto de Cancún, y con relación a la oferta de café, no sucede. ¿Por qué?

 

Más de un lector podrá decir que estoy equivocado, dado que la oferta de café en México no es monopólica, lo cual es cierto. Pero también lo es que, en la sala de espera del aeropuerto de Cancún, la oferta de café sí es monopólica, porque los que allí aguardamos, por más que la oferta de café en México no sea monopólica, no tenemos acceso a ninguna de las otras ofertas disponibles más allá de la frontera de la mentada sala. ¿A cuántos kilómetros a la redonda del aeropuerto de Cancún queda la cafetería más cercana, digamos un Oxxo, un Seven Eleven, un Starbucks? Por cierto, y nada más por preguntar, ¿por qué en un aeropuerto internacional, como lo es el de Cancún, no hay Starbucks, que es uno de los establecimientos comerciales más conspicuos en este tipo de instalaciones? ¿Por qué el food court del mentado aeropuerto, ¡internacional!, resulta tan provinciano?

 

¿Dónde queda la Constitución? ¿Y la Ley Federal de Competencia Económica? ¿Y la Comisión Federal de Competencia Económica? Como este caso, ¿cuántos más hay, en contra del bolsillo de los consumidores?

• Competencia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus