Pesos y contrapesos
Feb 15, 2010
Arturo Damm

Alianzas políticas y atraso económico

La renuncia de Gómez Mont al PAN, ¡de Fernando Gómez Mont, hijo de uno de los fundadores del partido, Felipe Gómez Mont!, habla bien de él y mal del que fuera su partido, cuyos dirigentes consideran que el fin sí justifica los medios, maquiavelismo contra el cual creíamos, ¡equivocadamente!, que los panistas estaban vacunados. Sí, ¡cómo no!

¿Cuáles pueden ser las consecuencias económicas de las alianzas entre el PAN y el PRD, que tienen como objetivo evitar que, en las próximas elecciones, los candidatos del PRI alcancen la victoria, alianzas que, más que políticas, son electorales, por no decir electoreras? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias económicas de tales alianzas? Que la economía mexicana siga nadando de muertito, tal vez sin retroceder, pero también sin avanzar.

 

Para responder hay que tener claro que el gran reto en materia económica es sacar adelante las reformas estructurales necesarias (fiscal, laboral, energética, monetaria), para multiplicar y fortalecer los pilares de nuestra economía, con el fin de hacerla más competitiva, es decir, más segura y confiable para los inversionistas, sin cuyas inversiones no hay progreso económico. Esas reformas estructurales suponen cambios a las reglas del juego (en materia fiscal, laboral, energética, monetaria), cambios que son responsabilidad de las cámaras legislativas, estando la de Diputados dominada por el PRI (47.4 por ciento), contra el cual se aliaron, con fines electorales, que bien podrían no ser más que electoreros, PAN y PRD.

 

Ante estas alianzas entre el PAN y el PRD, que algunos han llamado contranaturales, ¿cuál será la disposición de los priístas para atender las propuestas de reformas estructurales que les presente el Ejecutivo Federal? Si los priístas están a la altura del reto que representan tales reformas las atenderán con buena disposición, haciendo de lado el resentimiento que puedan sentir, producto de la alianza electoral (¿electorera?) entre panistas y perredistas. La pregunta es si los priístas estarán a la altura, altura que, en el caso, tanto de los panistas como de los perredistas, deja mucho que desear, altura que está al nivel del político, preocupado por las próximas elecciones, no del estadista, preocupado por las próximas generaciones.

 

Claro que la pregunta no debe ser, únicamente, por la reacción de los priístas ante la alianza electoral PAN – PRD, y las consecuencias económicas de todo ello en términos de reformas estructurales, y en última instancia de competitividad, debiéndose extender, también, a la reacción de los panistas. Botón de muestra lo tenemos en la renuncia de Gómez Mont al PAN, ¡de Fernando Gómez Mont, hijo de uno de los fundadores del partido, Felipe Gómez Mont!, renuncia que habla bien de él y mal del que fuera su partido, cuyos dirigentes consideran que el fin sí justifica los medios, maquiavelismo contra el cual creíamos, ¡equivocadamente!, que los panistas estaban vacunados. Sí, ¡cómo no!

 

(El caso del PAN viene a mostrar que el dicho de Lord Acton, El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, es cierto, y que la política es un pantano que ninguna ave puede cruzar sin manchar su plumaje.)

 

Qué es más importante, ¿qué se evite que lleguen al poder algunos candidatos del PRI o que salgan adelante las reformas estructurales? Obviamente lo segundo, reformas estructurales puestas en entredicho por las alianzas electorales, ¡electoreras!, entre PAN y PRD, siendo el culpable, no el PRD, sino el PAN, partido degenerado en maquiavélico.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante