Pesos y contrapesos
Nov 18, 2010
Arturo Damm

Corregir desequilibrios, ¿cómo? (II)

La manipulación que las autoridades monetarias chinas han practicado del tipo de cambio yuan-dólar ha tenido como fin, en el más puro estilo mercantilista, beneficiar a los productores–exportadores chinos, para lo cual han tenido que beneficiar a los importadores–consumidores estadounidenses.

En la primera entrega pregunté ¿por qué a los estadounidense les resulta barato importar y caro exportar, y a los chinos caro importar y barato exportar?, y respondí “por el dopaje cambiario practicado por los gobernantes chinos”, es decir, por las manipulaciones que, sobre el tipo de cambio yuan – dólar, han practicado las autoridades monetarias chinas, que han dado como resultado el encarecimiento del dólar frente al yuan, el aumento del precio del dólar en términos de yuanes, por lo que por cada dólar se reciben más yuanes, todo ello conseguido de manera artificial, al margen de los resultados que se hubieran obtenido en el mercado cambiario sin la intervención del gobierno, artificio producto de las manipulaciones cambiaras de las autoridades monetarias chinas, motivo por el cual hablo de un dopaje cambiario, de una trampa que concede, a quien la practica, una ventaja mal habida.

 

¿Qué significa, en términos del comercio entre estadounidense y chinos, el encarecimiento del yuan frente al dólar, el aumento del precio del dólar en términos de yuanes, razón por la cual por cada dólar se reciben más yuanes? ¿Qué significa todo ello? En primer lugar, que por cada dólar pagado un importador - consumidor estadounidense recibe más yuanes de mercancía china, lo cual beneficia al importador- consumidor estadounidense y al productor - exportador chino. En segundo término, que por cada yuan pagado un importador – consumidor chino recibe menos dólares de mercancía estadounidense, lo cual perjudica al productor – exportador estadounidense y al importador- consumidor chino.

 

Por ejemplo. Si el tipo de cambio es dos yuanes por dólar, por cada dólar que paga el importador – consumidor estadounidense recibe dos yuanes de mercancía china. ¿Qué pasa si, por la razón que sea, el tipo de cambio aumenta a cuatro yuanes por dólar? Que ahora, con el nuevo tipo de cambio, por cada dólar que paga el importador – consumidor estadounidense recibe cuatro yuanes de mercancía china, el doble que antes. ¿A quién beneficia la devaluación del yuan frente al dólar? A los importadores – consumidores estadounidenses y, por ello, a los productores – exportadores chinos, que es el grupo de interés pecuniario al que benefician, o las devaluaciones del yuan frente al dólar, en el mejor de los casos, o la no revaluación de la moneda china frente a la estadounidense, en el peor.

 

La manipulación que las autoridades monetarias chinas han practicado del tipo de cambio yuan - dólar ha tenido como fin, en el más puro estilo mercantilista, beneficiar a los productores – exportadores chinos, para lo cual han tenido que beneficiar a los importadores – consumidores estadounidenses, siendo esto último el medio y aquello el fin, con la consecuencia inevitable: el déficit comercial de los Estados Unidos y el superávit comercial de China.

 

¿Quién dijo que al mercantilismo le dio jaque Adam Smith, y mate David Ricardo, el primero en 1776, año de la publicación de La riqueza de las naciones, y el segundo en 1817, año en que vio la luz los Principios de economía política y tributación? ¿Quién?

 

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los empresarios no pueden comprar favores si los políticos no tienen que vender.

Javier Milei
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• Pensiones (II)
Arturo Damm
• T-MEC, ¿a quién beneficia?
Ricardo Valenzuela
• California: futuro de EU y del mundo
Arturo Damm
• T-MEC, ¿ayudará?
Arturo Damm
• Regular, mucho que mejorar
Isaac Katz
• Pensiones (I)