VIERNES, 4 DE FEBRERO DE 2011
Recuperación sin empleo

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Sergio Sarmiento







“Si bien en los últimos años la reunión de Davos ha sido dominada por un marcado pesimismo económico, este año regresó el optimismo, aunque ha sido un optimismo matizado por escepticismo.”


Davos, Suiza.- Todos los años en la última semana de enero se reúnen en las montañas de los Alpes suizos unas 2,500 personalidades del mundo de la empresa, la política, la academia, la religión, las organizaciones sociales y el periodismo. Las reuniones empezaron en 1970, con la idea de tener un encuentro en un lugar retirado entre empresarios y académicos, pero con el tiempo el Foro Económico Mundial se ha convertido en una de las mayores cumbres anuales del mundo.

Si bien en los últimos años la reunión de Davos ha sido dominada por un marcado pesimismo económico, este año regresó el optimismo, aunque ha sido un optimismo matizado por escepticismo. Virtualmente todos los académicos reunidos en Davos reconocen que no habrá ya una recesión de doble caída, como se temía en años anteriores, sino que la recuperación económica está aquí para quedarse. De hecho, los resultados de las empresas han sido bastante buenos, lo cual significa que las compañías cuentan con grandes cantidades de dinero en sus arcas listas para ser invertidas en nuevos proyectos.

El problema es que la recuperación no está generando empleos, por lo menos no en los países ya desarrollados, y no se ve claro que lo pueda hacer en un futuro cercano. Las empresas en las naciones avanzadas están teniendo que hacer malabares para mantener su productividad. Están invirtiendo en equipo y tecnología para incrementar su producción, pero no en nuevo personal.

Una de las razones es la falta de flexibilidad en las políticas laborales de los países desarrollados, especialmente los europeos. La contratación de un trabajador en Europa es una relación más difícil de romper que un matrimonio. Si bien esto se presenta a menudo como un triunfo de los trabajadores, en realidad ha sido la razón de que los empresarios europeos hagan todo lo posible por no contratar a nadie.

Otro factor importante en la situación de empleo es la educación. Mientras que hay altos niveles de desempleo en casi todos los países del mundo, sobre todo después de la crisis económica de 2008-2009, las grandes empresas se quejan de que no pueden conseguir personal calificado para ocupar los puestos de trabajo que tienen.

Los países del mundo que están consiguiendo mantener sus empleos o crear nuevos están haciendo grandes inversiones en educación. Además, países como China y la India han hecho un énfasis en la instrucción en ciencias, matemáticas y tecnología en sus sistemas educativos.

México no puede quedar ajeno a esta nueva situación. Si bien nuestras tasas de desempleo son engañosamente bajas, muchísimos desempleados no están obteniendo trabajo a pesar de todos sus esfuerzos. Las soluciones serían una mayor flexibilidad de despido y contratación, una menor burocracia para la inversión y la creación de nuevos empleos y una mejor educación vinculada a las necesidades del mundo laboral. Éstas son fórmulas para sobrevivir en un mundo en el que puede haber crecimiento económico, como ahora, pero con empleos sólo para unos cuantos.

• Empleo • Reforma laboral

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus