MARTES, 26 DE ABRIL DE 2011
Índice Internacional de Derechos de propiedad: Algunas reflexiones (IV)

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“La propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual.”


En México, desde el momento en el que la propiedad privada es donación de la Nación, y dada la posibilidad de que se expropie, el derecho de propiedad privada no está plenamente reconocido, puntualmente definido, y jurídicamente garantizado, debiéndose tal defecto a la mala fama que padece la propiedad, sobre todo si la comparamos con la buena fama de la que goza la libertad, discrepancia de famas que, desde el momento en el que la propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual, resulta incongruente.

La propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual, y pongo un ejemplo. Supongamos, para comenzar, un país en el cual a la gente no le está prohibido consumir lo que quiera, por lo que el derecho a la libertad individual para consumir está reconocido, definido y garantizado. Supongamos, para terminar, que en ese mismo país el gobierno obliga a los gobernados a entregarle, por obra y gracia del cobro de impuestos, el 95 por ciento del producto de su trabajo, por lo cual el derecho a la propiedad privada sobre los ingresos no está reconocido, definido y garantizado: el cobro de tal impuesto es un robo con todas las de la ley. La pregunta es si al violarse el derecho a la propiedad privada sobre el ingreso es posible que se respete el derecho a la liberta individual para consumir. ¿Es posible? No, ya que la condición de la libertad individual para consumir es la propiedad privada del ingreso, lo cual quiere decir que sin ingreso no se puede consumir, de tal manera que en la misma medida en la que se limita al primero se limita al segundo o, dicho de manera más puntual: en la misma medida en la que se limita la propiedad privada sobre el ingreso se limita la libertad individual para consumir.

Pese a que la propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual, al grado de poder afirmar que se trata de las dos caras de una misma moneda, la libertad goza de buena fama y la propiedad padece de mala. Supongamos un grupo de políticos integrado por representantes de todas las corrientes, desde gubernamentólatras radicales hasta anarquistas recalcitrantes. ¿Cuántos de ellos se manifestarían en contra de la libertad individual? Ninguno. ¿Cuántos lo harían en contra de la propiedad privada? Más de uno, pese a que, por principio de cuentas, se trata de las dos caras de una misma moneda, lo cual mostraría la mala fama que padece la segunda y la buena de la que goza la primera, todo lo cual se muestra en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sobre todo en el artículo 27 (ya analizado en la última entrega), y también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de 1948, documento que, desde el punto de vista de la propiedad, analizaré en la próxima entrega, sin olvidar la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, de 1789.

Continuará.

• Liberalismo • Libertad económica • Derechos de propiedad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus