LUNES, 6 DE JUNIO DE 2011
Análisis económico del comportamiento de los políticos (II)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Por qué los legisladores promulgan leyes que defienden intereses y satisfacen necesidades, antes de garantizar derechos?”


Tradicionalmente se distingue entre el agente económico, que actúa egoístamente, buscando su beneficio, y el agente político, que actúa altruistamente, buscando el beneficio de los demás, demás que pueden ser desde los empresarios hasta los pobres. Esta distinción supone que, en el ámbito del mercado, una es la naturaleza humana, egoísta, al tiempo que, en el mundo del gobierno, es otra, de hecho una completamente otra, altruista. Por ejemplo: el consumidor, al comprar una mercancía, lo que busca es satisfacer su necesidad, mientras que, por ejemplo, un legislador, al promulgar una ley, lo que pretende es beneficiar a los gobernados, lo cual se logra en el caso de que la mentada ley garantice derechos, ¡que realmente lo sean!, sin que defienda intereses o satisfaga necesidades. ¿Cuántas de las leyes que se promulgan se limitan, ¡como debe ser!, a garantizar derechos, no a defender intereses (por ejemplo: el de los productores nacionales a no tener que competir con las importaciones), tampoco a satisfacer necesidades (por ejemplo: la de los enfermos de enfisema a recibir el tratamiento médico que mitigue su mal)?

Si los legisladores promulgan una ley que prohíbe la importación de determinada mercancía, ¿lo hacen en función de un derecho, o de un interés particular, el de los productores nacionales de no tener que competir contra los productos importados, lo cual les permite cobrar un precio mayor del que podrían cobrar si estuvieran sujetos a la disciplina de la competencia?

Si, cambiando de ejemplo, los legisladores promulgan una ley que le brinda atención médica “gratuita” a cualquier enfermo de enfisema pulmonar, consecuencia del consumo de tabaco, ¿lo hacen en función de un derecho, o de una necesidad particular, la del enfermo que necesita tratamiento, ley que le permite no enfrentar su responsabilidad, comenzando por la financiera, sin olvidar el riesgo moral que tales legislaciones provocan, al evitar que los fumadores hagan frente a los costos pecuniarios de su enfermedad?

Y si los legisladores promulgan leyes que van, desde la prohibición de ciertas importaciones, hasta el financiamiento del tratamiento médico para ciertas enfermedades, es decir, leyes que defienden intereses y satisfacen necesidades, nada de lo cual tiene que ver con garantizar derechos, ¿por qué lo hacen? Porque algo recibirán a cambio, algo que puede ir desde apoyo financiero hasta incondicionalidad política, que son los dos pilares, ¡dinero y sumisión!, sobre los que se levantan la mayoría de las carreras de los políticos. ¿Me equivoco?

Con pocas palabras: los legisladores que promulgan leyes que defienden intereses y/o satisfacen necesidades lo hacen, al final de cuentas, o por principio de ellas, no pensando en el bien común, sino en sus intereses, actuando tal y como lo hacen los agentes económicos en el mercado, de manera egoísta, buscando su propio provecho, punto de partida del análisis económico de la conducta de los políticos, que parte de la siguiente premisa: el comportamiento de los políticos, como el de los agentes económicos, es maximizador, y maximizador de sus propios intereses, y por ello egoísta y racional.

• Public Choice

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus