LUNES, 20 DE JUNIO DE 2011
Del no a la inversión privada (II)

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“A esos mexicanos que están en contra de la inversión de capital privado en PEMEX y CFE les pregunto: ¿Todos los bienes y servicios que consumimos con el fin de satisfacer desde nuestras necesidades básicas hasta nuestros caprichos más excéntricos deben ser ofrecidos por empresas privadas compitiendo entre sí, o que, por el contrario, deben ser ofertados por empresas monopólicas del gobierno?”


Según la Encuesta Nacional de Valores sobre lo que nos Une y Divide a los Mexicanos, el 62 por ciento de los mexicanos está en contra de que se permita la inversión de capital privado en la industria petrolera del país y 63 por ciento opina igual respecto a la industria eléctrica, lo cual quiere decir, redondeando la cifra, que dos de cada tres mexicanos están a favor del monopolio gubernamental en la industria energética. ¿Por qué?

En la última entrega aventuré algunas respuestas, que abarcaron desde los prejuicios en contra del capital privado hasta la eficacia de la propaganda de los gubernamentólatras, todo lo cual se resume en la desconfianza en el capital privado, en particular, y en el sector privado, en general, desconfianza con poco fundamento, y a las pruebas me remito, comenzando por la siguiente pregunta, que le hago a esos mexicanos que están en contra de la inversión de capital privado en PEMEX y CFE. Si de ellos dependiera, ¿qué decidirían: que todos los bienes y servicios que consumimos con el fin de satisfacer desde nuestras necesidades básicas hasta nuestros caprichos más excéntricos fueran ofrecidos por empresas privadas compitiendo entre sí, o que, por el contrario, fueran ofertados por empresas monopólicas del gobierno? Si lo que le conviene al consumidor son más y mejores opciones de consumo, ¿de qué manera se consiguen? ¿Por medio de empresas monopólicas del gobierno o a través de empresas privadas sujetas a la disciplina de la competencia?

Se me puede argumentar que no hay que exagerar, razón por la cual no hay que incluir en la pregunta todos los bienes y servicios, sino solamente algunos servicios y algunos bienes, de tal manera que unos deberán ser ofrecidos por empresas privadas sujetas a la competencia y otros por empresas monopólicas gubernamentales. De acuerdo, y para seguir con el ejemplo dividamos los bienes y servicios en dos grupos, aquellos destinados a satisfacer necesidades básicas y aquellos otros cuyo fin es la satisfacción de deseos excéntricos. Si de los mexicanos que votaron en contra de la inversión privada en PEMEX y CFE dependiera la decisión, y a ellos les estoy preguntando, ¿qué grupo de bienes y servicios debe ser ofrecido por empresas del sector privado y cuál por monopolios gubernamentales? Antes de responder pregúntense ¿qué tipo de bienes y servicios, los que satisfacen necesidades básicas, o los que satisfacen caprichos excéntricos, deben ofrecerse a menor precio y mayor calidad? Obviamente que los primeros: conviene más que el pan sea lo más barato posible a que lo sean los autos de lujo. ¿Y cómo se logra que el pan se ofrezca al menor precio posible? ¿Por medio de la competencia o a través del monopolio? ¿Y qué tipo de bien es la energía, desde el petróleo hasta la electricidad? ¿Un bien que satisface caprichos excéntricos o necesidades básicas?

Vistas así las cosas, ¿bastaría con la participación del capital privado en los monopolios PEMEX y CFE, que vendría a ser la más leve de las reformas?

• Competencia • Reforma energética • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus