MARTES, 26 DE JULIO DE 2011
Ingreso: Generación, distribución, redistribución

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“La causa de la pobreza es la improductividad del trabajo de los pobres, no el que tengan poco ingreso: esto es efecto, no causa, de la pobreza.”


Dediqué los últimos Pesos y Contrapesos a comentar los resultados de la Encuesta Nacional Ingresos y Gastos de los Hogares 2010, del INEGI, centrando la atención en el tema del ingreso, que tantas ideas equivocadas ha generado, equivocaciones que hay que corregir diferenciando entre generar, distribuir y redistribuir ingreso.

Muchos analistas afirman, partiendo de los resultados de la encuesta, que el 10 por ciento de las familias más ricas tiene el 33.9 por ciento del ingreso mientras que, en el otro extremo, el 10 por ciento más pobre tiene el 1.8, por lo que los primeros tienen 1 mil 822 por ciento más ingreso que los segundos. Los números son correctos, el problema está en el uso del verbo tener, inapropiado cuando de analizar temas de ingreso se trata, ya que antes de tenerlo al ingreso hay que generarlo, de tal manera que la afirmación correcta es la siguiente: el 10 por ciento de las familias más ricas genera el 33.9 por ciento del ingreso mientras que el 10 por ciento más pobre genera el 1.8, por lo que los primeros generan un ingreso 1 mil 822 por ciento mayor que los segundos, lo cual supone la realización de un trabajo más productivo. La generación del ingreso depende del trabajo. La cantidad de ingreso generado depende de la productividad del trabajo. La causa de la pobreza es la improductividad del trabajo de los pobres, no el que tengan poco ingreso: esto es efecto, no causa, de la pobreza.

Una vez generado el ingreso, y convertido su generador en consumidor, éste distribuye su ingreso entre todos aquellos que lo proveen de los bienes y servicios que necesita o desea. Esta es la distribución del ingreso, y la otra, la que arbitrariamente realiza el gobierno, es la redistribución, que supone, uno, que el gobierno, en su calidad de recaudador, tiene el derecho (que no pocos gubernamentólatras consideran obligación) de obligar al gobernado, en su condición de contribuyente, a entregarle parte del producto de su trabajo y, dos, que el gobierno tiene la obligación (que muchos gubernamentólatras consideran derecho) de entregarla, en efectivo o en especie, directa o indirectamente, al alguien más, todo ello por medio del gasto social, que hoy abarca el 43 por ciento del presupuesto de egresos del Gobierno Federal.

El ingreso lo generan, por medio del trabajo transformado en oferta de bienes y servicios para los demás,  los agentes económicos. El ingreso lo distribuyen, a través de la compra de dichos bienes y servicios, los consumidores. Por último, arbitrariamente, el gobierno lo redistribuye, quitándole a unos para darle a otros, redistribución que sí, es una arbitrariedad, y para comprenderlo responda usted, lector, la siguiente pregunta: ¿tiene o no tiene el ser humano el derecho al producto íntegro de su trabajo? Si la respuesta es sí, ¿cómo justificar el cobro de impuestos, que supone que el gobierno obliga al gobernado a entregarle parte del producto de su trabajo, expoliación legal que, ¡obviamente!, no le quita el sueño a los gobernantes?

• Pobreza y desigualdad • Productividad / Competitividad • Estatistas / Gubernamentólatras • Redistribución

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus