VIERNES, 29 DE JULIO DE 2011
Los testigos de Greg

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Yo no sé si Gregorio Sánchez, el ex presidente municipal de Benito Juárez (Cancún) y ex candidato del PRD al gobierno de Quintana Roo, es culpable o no de tener vínculos con la delincuencia organizada o de lavado de dinero. El problema es que tampoco creo que lo sepa la PGR. ”


Yo no sé si Gregorio Sánchez, el ex presidente municipal de Benito Juárez (Cancún) y ex candidato del PRD al gobierno de Quintana Roo, es culpable o no de tener vínculos con la delincuencia organizada o de lavado de dinero. El problema es que tampoco creo que lo sepa la PGR.

Hasta ahora por lo menos un juez no ha quedado convencido de las pruebas que la PGR presentó en su contra en mayo de 2010. Por eso lo liberó en un juicio de amparo. Uno puede entender la incredulidad del juez. Después de todo, la PGR armó un caso inverosímil a partir de declaraciones de testigos “colaboradores” o protegidos.

Si los testimonios fueran ciertos, resultaría que Greg Sánchez habría estado colaborando al mismo tiempo con todas las bandas rivales de narcotraficantes del país, esas que todos los días se matan entre sí. Los testigos afirman también que el 5 de enero de 2009 el político perredista participó en Acapulco en una increíble reunión cumbre de narcos, quienes habrían dejado de acribillarse un día para compartir el pan y la sal, y de la que nadie más supo nunca nada. El testigo habría reconocido a Greg Sánchez sin haberlo conocido con anterioridad y se habría acordado de él un año después. Pero además en esa fecha Sánchez tuvo actos públicos en Cancún.

Si bien el político perredista fue liberado por un juez, la PGR lo detuvo una vez más e inició un nuevo caso en su contra. Éste es el mismo de antes, sólo que con un nuevo par de testigos protegidos. Al final la PGR decidió no consignarlo o arraigarlo sino dejarlo en libertad con las reservas de ley y con un brazalete electrónico para que no se escape, aunque ponerle ese brazalete cuando no tiene una acusación en su contra se antoja ilegal.

La razón por la cual la PGR no ha podido montar un caso creíble contra Greg Sánchez es su misma dependencia de los testigos protegidos. Es verdad que éstos están dispuestos a declarar lo que se les pida, pero eso mismo hace que ofrezcan historias disparatadas o que no coinciden con otros acontecimientos fácilmente comprobables.

Hubo un tiempo en nuestro país en que los testigos debían ser, por definición, personas de buena fe. En otros países del mundo surgió la figura del testigo protegido, pero éste era alguien que se atrevía a declarar en contra de figuras del crimen organizado y que debían ser protegidos para evitar que los gángsters tomaran venganza en contra de ellos o sus familiares. En México lo que se ha hecho, sin embargo, es tomar criminales, ofrecerles dinero o beneficios judiciales y hacerlos declarar lo que les dicta la autoridad. Estos no son testigos protegidos sino comprados.

Como lo señalaba en un principio, no sé si Greg Sánchez sea un aliado del crimen organizado o simplemente un político populista más. Lo que sí sé es que hasta este momento la autoridad no ha presentado más pruebas en su contra que los testimonios de testigos comprados. Y eso me hace pensar que no tiene las culpas que la autoridad dice haberle encontrado.

• Drogas • Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus