Asuntos Económicos
Sep 12, 2011
Godofredo Rivera

¿Más populismo “a la gringa”?

Una de dos, ó al Presidente Obama le están pagando por destruir a EU, ó sus asesores económicos son unos verdaderos incompetentes (lo de menos es que sean keynesianos).

Parece que sigue sin entenderse que la clave de la generación riqueza está en el ahorro y la inversión, jamás en el consumo (última etapa del proceso productivo) y menos en el gasto público desbocado para mantenerlo a toda costa.

Una de dos, ó al Presidente Obama le están pagando por destruir a EU, ó sus asesores económicos son unos verdaderos incompetentes (lo de menos es que sean keynesianos). EU está sumido en un descomunal endeudamiento y en el más reciente discurso de Obama sobre el empleo y la economía en general, promete más y más gasto público (cerca de 450 mil millones de dólares que supuestamente serán pagados con los mismos ahorros que el gobierno logrará al recortar su gasto, ¿será?), ésta vez vía la mayor deducción de impuestos a empresas y familias (lo que por supuesto no es malo, lo terrible es hacerlo sin recortar gastos verdaderamente onerosos, supuestamente el día 19 del presente mes Obama presentará un plan serio de recortes al gasto, lo dudo, pero esperemos), la creación de un mega banco de desarrollo al más puro estilo del populismo latinoamericano, y aumentos en el período del seguro del desempleo, en un contexto de crisis severa de finanzas públicas de los estadounidenses.

Tal vez al presidente estadounidense no hay quien le informe que el seguros social, los programas médicos gubernamentales como el Medicare y Medicaid significan verdaderos boquetes financieros que ya capturan el 40% del gasto federal y que año con año aumentan explosivamente, de tal modo que gastar más y endeudase sólo llevará a ese país al atolladero, al estancamiento económico, y lo peor, de seguirle haciendo la fiesta monetaria la Reserva Federal, se puede acabar con una verdadera bomba inflacionaria. Juegan con fuego y no se dan cuenta.

Para que el desempleo vuelva a su anterior tasa natural es necesario que los estadounidenses corrijan sus malas inversiones, frenen sus excesos en consumo y ahorren más (lo que las familias estadounidenses ya empezaron a hacer, pero que el gobierno tercamente se empeña en impedir con su keynesianismo ramplón). Para que el desempleo se reduzca es necesario que el gobierno recorte gastos onerosos (reducir al obeso gobierno) y diseñar una verdadera reforma fiscal que haga menos pesada la carga tributaria a las familias, amplíe la base gravable y enfrente los boquetes financieros del populismo gubernamental médico (los quebrados Medicare y Medicaid).

La reforma fiscal que Obama tiene en mente sólo implica subir impuestos a los más ricos y ello no será suficiente para cubrir el enorme hueco financiero, al contrario, ello redundaría en menores incentivos a la inversión. A ver si alguien prudente se lo advierte al presidente.

Asimismo, para que la economía vuelva a la senda de crecimiento es necesario que la FED abandone sus populistas inyecciones monetarias. Esa es la salida y no otra. No hay receta mágica en economía como la quieren hacer aparecer los economistas keynesianos irresponsables que asesoran al Presidente Obama.

Aún no se presenta el plan de recortes del presidente, pero por lo pronto los mercados continúan con incertidumbre y le creen poco al Presidente.

Lo único que espero es que el Congreso estadounidense haga su trabajo y obligue al gobierno a apretarse bien el cinturón, a reducir los gastos onerosos que han llevado a tener la actual deuda descomunal. ¿Más populismo, ó recortes serios y necesarios al gasto? Ya veremos.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Respuesta neoliberal?
Asael Polo Hernández
• La política fiscal equivocada
Arturo Damm
• Números