LUNES, 2 DE ENERO DE 2012
¿Por quién votaría? (IV)

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué candidato se comprometerá a legalizar y reglamentar el consumo y comercio de drogas; a permitir la mayor competencia posible en todos los campos de la economía; a limitar al gobierno a la lucha contra la delincuencia, la impartición de justicia, la provisión de bienes y servicios públicos, y la ayuda a los más necesitados en alimentación, atención médica y educación, no subsidiando la oferta del bien o servicio, sino su demanda?”


Por ser propuestas en contra del gobierno ángel de la guarda y hada madrina yo votaría por el candidato que se comprometiera a legalizar y reglamentar el consumo y comercio de drogas; a abrir todos los sectores de la actividad económica, y todos los mercados de la economía, a la participación de todo aquel, nacional o extranjero, que quiera participar; y a limitar al gobierno a la lucha contra la delincuencia, la impartición de justicia, la provisión de bienes y servicios públicos, y a ayudar a los más necesitados con alimentación, atención médica y educación, con la condición de que, en los casos en los que sea posible, esa ayuda se otorgue, no subsidiando la oferta del bien o servicio, sí su demanda.

Para entender las limitaciones que le impongo a la acción del gobierno hay que tener en cuenta que la primera tarea del gobierno, aquella sin cuya realización cualquier gobierno resulta imposible, es la de cobrar impuestos, es decir, la de obligar a los contribuyentes a entregarle al recaudador parte del producto de su trabajo, cobro de impuestos que, así definido, ¡y así está bien definido!, coincide con la definición de robo, coincidencia que obliga a justificar dicho cobro/robo, justificación que no puede ser otra más que la necesidad de financiar al gobierno para que, con toda honestidad y eficacia, y evitando el problema del gorrón (el que recibe un beneficio sin pagar por él), garantice la seguridad contra la delincuencia y, de fallar, imparta justicia. Además el gobierno debe proveer los bienes y servicios públicos, que realmente lo sean (por ejemplo: alumbrado, pavimentación, recolección de basura, etc.).

Si el gobierno se limita a la realización de las tres tareas mencionadas no pasa de ser gobierno gobierno, sin caer en los excesos y defectos del gobierno ángel de la guarda (que, violando la libertad, prohíbe lo que no debe) y del hada madrina (que, violando la propiedad, le da a unos lo que previamente le quitó a otros). Me queda claro que el gobierno seguirá siendo, sobre todo, hada madrina, y que seguirá quitándole a unos para darle a otros, pero ese abuso debe limitarse a los casos en los cuales la redistribución tenga como fin la satisfacción de necesidades básicas de los pobres (alimentación, atención médica y educación), no la defensa de intereses pecuniarios (por ejemplo: el subsidio a cineastas), y que además, en los casos en los que sea posible, dicha redistribución debe practicarse subsidiando directamente la demanda (por ejemplo: de los estudiantes universitarios), no la oferta (por ejemplo: de las universidades públicas).

¿Qué candidato se comprometerá a legalizar y reglamentar el consumo y comercio de drogas; a permitir la mayor competencia posible en todos los campos de la economía; a limitar al gobierno a la lucha contra la delincuencia, la impartición de justicia, la provisión de bienes y servicios públicos, y la ayuda a los más necesitados en alimentación, atención médica y educación, no subsidiando la oferta del bien o servicio, sino su demanda? Ninguno.

• Libertad económica • Competencia • Drogas • Elecciones México 2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus