VIERNES, 16 DE MARZO DE 2012
Formalismos ¿dan impunidad a criminales?

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Luis Pazos







“Por proteger los derechos humanos de los criminales, saturan los procesos de formalidades y dejan desamparados los derechos humanos de las víctimas, a quienes difícilmente se les hace justicia.”


En un Estado de Derecho los jueces deben guiar su actuación por leyes previamente establecidas; sin embargo la justicia es el principio y fin de la ley. Leyes injustas no son leyes, son antijurídicos, como los calificaba mi maestro de Filosofía del Derecho Rafael Preciado Hernández.

El positivismo jurídico hace que muchos juzgadores tomen una actitud meramente formalista, que justifica situaciones injustas. Hans Kelsen, cuyo verdadero nombre era Joseph Cohen, de origen judío, sintetizó el derecho como el continente (envase) de todos los contenidos. Kelsen equipara el Derecho a la ley, la que según él puede dar forma a cualquier contenido. La tragedia de ese gran jurista fue que los nazis justificaron la matanza de muchos judíos apoyados en sus teorías: cumplimos con la ley, acatábamos órdenes, decían en el Juicio de Núremberg.

Por la violación a formalismos en el proceso se libera a criminales, a pesar de que se haya comprobado la responsabilidad del inculpado con base en pruebas documentales, testimoniales o confesionales, que pueden ser ignoradas porque no se dio cumplimiento a una formalidad consignada en la ley. (Ver págs.60-64 del libro Los ricos del Gobierno).

Pareciera que los derechos humanos sólo son para los criminales, pues éstos logran impunidad, debido a que por descuido o a propósito, la policía se excede en el período de presentación del indiciado ante la autoridad competente, o no se avisó inmediatamente a su cónsul si es extranjero. La forma es importante y debe reponerse en un Estado de Derecho, pero no al extremo de liberar por su omisión a procesados claramente culpables. Si para el juez la forma es más importante que el delito cometido, seguiremos viendo cómo muchos delincuentes, tomando como escudo una violación de formas, asesinan, secuestran, violan y roban impunemente las arcas públicas.

La responsabilidad no es sólo de las policías, ministerios públicos y de los jueces, también de legisladores que por proteger los derechos humanos de los criminales, saturan los procesos de formalidades y dejan desamparados los derechos humanos de las víctimas, a quienes difícilmente se les hace justicia.

• Derechos humanos • Impunidad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus