MIÉRCOLES, 25 DE JULIO DE 2012
Peña, mira hacia Zedillo no hacia tu tío Montiel

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Ricardo Valenzuela







“Zedillo no se fue por las soluciones baratas y fáciles. Con valor y determinación afrontó la muy grave crisis, pero con su bandera liberal en alto. No sucumbió ante los populistas que clamaban cambiar el rumbo. ”


En octubre de 1993 me encontraba en La Jolla, Cal, visitando al maestro Art Laffer, el famoso jefe de asesores económicos del Presiente Reagan y padre del Supply—Side economics. Como sucede a finales de cada sexenio, la plática se desarrolló alrededor de la sucesión presidencial mexicana que ya se cocinaba agresivamente. El maestro me pregunta: “¿Quién es el bueno?” sin vacilaciones le respondo; Pedro Aspe. “¿Pedro?” Exclama Art con cierta sorpresa. “No lo creo” me dice. “Aspe es el que más le conviene a México en estos momentos, pero no creo que sea el que les conviene a los intereses del establishment que se han visto afectados por Salinas y que ya contraatacan”.

En seguida me muestra un documento en el cual su despacho hacía una clasificación, no en cuanto a sus posibilidades de los presuntos, sino, en su opinión, los que más le convenían al país entre los diferentes aspirantes. En primerísimo lugar estaba Pedro Aspe, pero lo que llamó profundamente mi atención, fue el que en segundo lugar el maestro colocaba a Ernesto Zedillo. En los siguientes lugares de la clasificación estaban bien posicionados Ángel Gurria, Guillermo Ortiz, etc., y muy al final Colosio y Manuel Camacho Solís.

En esos momentos se une a la conversación Víctor Canto, economista dominicano, discípulo consentido de Milton Friedman, socio del maestro y gran conocedor de los problemas latinoamericanos. Me dice Víctor, “sé que no vas a preguntar el por qué Aspe está en el primer lugar de la lista, pues es el precandidato de tus simpatías”. Sí, le respondo, pero también el que urgentemente necesita México. “De acuerdo” asiste el maestro, “Pedro es sin duda el hombre que debe de profundizar las reformas y, sobre todo, traer honestidad a la administración pública en tu país. Aspe es un hombre incorruptible, brillante, gran economista y Supply—Sider.”

Me sorprenden dos cosas de su lista les afirmo: Primero, que tengan a Colosio y a Camacho Solís tan mal clasificados. Segundo, que tengan a Zedillo tan bien ubicado, ¿por qué? Casi al unísono ambos responden: “Zedillo es un hombre brillante, honesto, valiente, de una gran visión, gran economista y, sobre todo, es el más liberal de ellos. Es un hombre que cree profundamente en los mercados, la apertura del país, en la grandeza de México.” Recibí el mensaje con escepticismo.

Después de una larga reunión me despedí haciendo el compromiso de platicar una vez más cuando se corriera el velo del elegido. Escasamente al mes, “las fuerzas democráticas del partido seleccionan a Luis Donaldo Colosio”. De inmediato llamo al maestro para recoger sus impresiones. Me dicen: “Mal augurio para México, Colosio no tiene intención de seguir con las reformas liberatorias.” De acuerdo contigo Art, le respondo, yo conozco a Colosio desde los tiempos del Tec. De Monterrey, y pienso no tiene el corte liberal que México requiere en estos momentos.

En Marzo de 1994, luego de semanas de amargos enfrentamientos entre los decepcionados por no haber sido los ungidos por el dedo de Salinas, Colosio cae asesinado en una barriada de Tijuana. Después de unos días de gran tensión, ahora la democracia priista se decide por Ernesto Zedillo. De inmediato contacto al maestro para recoger su reacción. Me dice sin rodeos: “Es muy triste que Zedillo haya llegado a su candidatura de esta forma, pero es lo mejor para México. La muerte de Colosio es una tragedia, pero te aseguro que Zedillo será un gran presidente.” A partir de esos momentos me convertí en el Zedillista más comprometido de todo México.

Antes de despedirnos, me dice Art con gran seriedad: “Se ha declarado una guerra sucia en las más altas esferas del poder mexicano. Los próximos meses serán definitivos para salvar o perder las reformas que se han iniciado. Salinas y Zedillo se tienen que armar hasta los dientes para defender lo avanzado y, sobre todo, se tienen que coordinar, si no lo hacen, los saboteadores los van a devorar y regresan al país al estatismo de Echeverría. O peor, me afirma, el país puede caer en las garras del narcotráfico.”

En los días posteriores a la selección, ese saboteo que para México había iniciado el 1 de Enero con la guerrilla de Chiapas, empieza a cobrar gran intensidad con la fuga de capitales que ya en esos momentos se acercaba a los $20,000 millones de dólares, una caída de la Bolsa de un 50%, y los papeles mexicanos en los mercados mundiales perdían el 70% de su valor. En el mes de Septiembre sucumbe ahora asesinado en las calles de la ciudad de México, el Secretario General del PRI José Francisco Ruiz Massieu, lo que provoca que en los siguientes días abandonen el país otros 10,000 millones de dólares, y pone las reservas internacionales del Banco de México en una situación ya desesperada.

En ese entorno había sido elegido Ernesto Zedillo y tomaba posesión como presidente el 1 de Diciembre en medio ya de una grave crisis. A escasos días de su arribo al poder, se provoca una devaluación del peso para iniciar una de las peores crisis en la historia moderna de nuestro país. Muy consciente yo que el saboteo había ya deteriorado gravemente la situación de México durante todo el año de 1994, también estaba seguro que la devaluación se podía haber evitado, y con ella todos los graves problemas posteriores. Pero lo que más me decepcionó, fue el manejo de la crisis que hizo Zedillo durante los primeros meses de 1995. En esos momentos me convertí en el crítico más acérrimo del nuevo presidente. 

Sin embargo, a partir del segundo año del gobierno Zedillista, empecé a notar algo singular; el presidente no se había ido por las soluciones baratas y fáciles. Con valor y determinación afrontaba la ya muy grave crisis, pero con su bandera liberal en alto. No sucumbía ante los populistas que clamaban cambiar el rumbo. Independientemente de quién hubiera provocado la seria problemática, él la atacaba con recetas liberales ante las críticas de la mayoría de los “intelectuales” mexicanos y los otros partidos.

A doce años del traumático sexenio es hora de calificar a Zedillo. Hay dos cosas que sin duda harán que este hombre pase con la frente en alto a los libros de la historia: El manejo tan genial que hizo de la crisis económica que se le presentó al inicio de su administración, que le permitieron al final rendir cuentas no solo aceptables, sino “admirables.” Pero tal vez la más importante, el camino inequívoco que abrió a las fuerzas democráticas y al arribo de la oposición a la presidencia de la República. Zedillo había sacado a los mercaderes del templo al tiempo que se desmarcaba del priismo.

Para lograr esto se requería a un hombre visionario, valiente, honesto y patriota. Pero más que otra cosa se requería a un hombre con ideas liberales arraigadas en el fondo de su corazón, creyendo en la grandeza de México y su gente. En esos momentos recordé que esa era precisamente la descripción que el maestro Laffer había hecho de Zedillo en Octubre de 1993.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus