VIERNES, 27 DE JULIO DE 2012
Derecho de propiedad (II)

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU

Arturo Damm
• Pobreza

Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La calificación que obtiene México en materia de derechos de propiedad es de cinco puntos sobre diez, calificación que ya no es mediocre sino reprobatoria.”


En la primera entrega de esta serie afirmé que el liberalismo no sólo es laissez faire -dejar hacer- sino también laissez avoir -dejar poseer-; que la propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual, por lo que en la medida en la que se limita la primera se limita la segunda; que el progreso económico requiere del laissez faire, y que el laissez faire requiere del laissez avoir, por la simple y sencilla razón de que las personas trabajamos a cambio del producto de nuestro trabajo, es decir, a cambio de la posesión del producto de nuestro trabajo; que la tarea del poder legislativo es redactar leyes que reconozcan plenamente, definan puntualmente y garanticen jurídicamente la libertad individual (para trabajar, emprender, invertir, producir, comerciar, ahorrar, consumir, etc.) y la propiedad privada (sobre los ingresos, el patrimonio y los medios de producción); que la tarea del poder judicial es vigilar que las leyes se cumplan y castigar a quien no las respete; que esas leyes son, cara al progreso económico, mucho más importantes que las políticas económicas del gobierno; que en México las reglas del juego, el respeto a las mismas, y el castigo a sus violadores deja mucho que desear, sobre todo en lo que toca al derecho de propiedad.

La Alianza por los Derechos de Propiedad acaba de publicar el Indice Internacional de Derechos de Propiedad 2012, que muestra cómo andan los países en la materia. Las noticias para México son malas. En lo relacionado con el pleno reconocimiento, la definición puntual, y la garantía jurídica de los derechos de propiedad, México ocupa, entre 130 naciones, el lugar 76. Buena noticia: estamos lejos de los últimos lugares. Mala noticia: igualmente lejos estamos de los primeros. Conclusión: estamos estancados en la mediocridad. Y si del lugar que ocupa México pasamos a la calificación que obtiene en materia de derechos de propiedad ésta es de cinco puntos sobre diez, calificación que ya no es mediocre sino reprobatoria.

El Indice Internacional de Derechos de Propiedad 2012 se calcula a partir de tres grandes grupos de variables: entorno legal y político; derechos de propiedad física; derechos de propiedad intelectual. En el primer grupo México ocupa la posición 90 con calificación de 4.1; en el segundo se encuentra en el sitio 76 con calificación de 5.8; en el tercero se ubica en el puesto 99 con calificación de 5.1, lugares mediocres con calificaciones reprobatorias debido a que las reglas del juego, comenzando por la Constitución, no reconocen plenamente, no definen puntualmente y no garantizan jurídicamente la propiedad privada, y a que en los casos en los que sí lo hacen las autoridades, muchas veces, son incapaces de hacerla valer.

Un buen análisis del Indice Internacional de Derechos de Propiedad nos muestra qué hay que hacer para que, en tema tan importante para el progreso económico, como lo es el de la propiedad privada, se corrijan los excesos y defectos que impiden tener, en materia económica, un verdadero Estado de Derecho.

• Liberalismo • Derechos de propiedad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus